Su hija ingresó al IMSS por anemia y hoy tiene COVID y pocas probabilidades de vivir

“No me dan probabilidades de que mi niña viva”

Por Antonio López Moreno

HERMOSILLO, Sonora.- El pasado 29 de julio Marcela León Romero, una niña de 7 años en Hermosillo, ingresó a una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con un cuadro de anemia, desde entonces tanto ella como su familia viven un calvario provocado por supuestas negligencias médicas que incluso han llegado al grado de no darle probabilidades de vida.

Su madre Elvia Romero, se dice desesperada, frustrada y molesta por los episodios que su hija ha tenido que soportar durante el último mes, en el cual además de su cuadro de anemia, ha sido víctima del COVID-19, de sangrados, de ayunos de más de cinco días y de ingresos al quirófano.

Cuando acudió por primera vez a la clínica del IMSS, los pediatras le programaron una prueba a 15 días para estudiar el origen de su problema de salud, también recibió dos unidades de sangre por todo lo que ya había perdido, sin embargo a los dos días la dieron de alta.

El 16 de agosto Elvia acudió de nueva cuenta a la institución de salud con su niña pues los malestares no cesaban y presentaba bastante sangrado en sus heces fecales, recibió otra unidad de sangre y dado su estado de salud la ingresaron al quirófano.

“El doctor me dijo que era normal por la dieta que ella traía, porque la niña come betabel, espinaca. Para el domingo la volví a llevar porque aquí en la casa la niña se me vació”.

Supuestamente en la clínica 14 del Seguro Social, le realizarían un anagrama, sin embargo por los cambios de turno la niña no pudo ser atendida y consiguió una cita en el hospital particular “Clínica del Noroeste”.

Allí, un doctor de apellido Manzano le programó un estudio en el cual detectaron una mal formación en su intestino y dio positivo a mucosa gástrica. No obstante en otra prueba también dio positivo al virus COVID-19, mismo que según la madre, lo adquirió en el Seguro Social.

Después la trasladaron de nuevo a la clínica 14 de IMSS, en donde los médicos le advirtieron que no superaría ese cuadro de salud y que podría morir en cualquier momento.

“Él me dijo, ‘yo soy pediatra y yo no te doy probabilidades de que tu niña viva, tu niña está muy grave’ y ahorita hasta la fecha la niña está entubada, a mí no me dan probabilidades de que mi niña viva”.

La niña Marcela soportó más de siete días en ayuno, pues para las pruebas a las que sería sometida es necesaria la abstinencia absoluta a los alimentos, sin embargo esto se postergó por los cambios de turno y citas programadas.

Elvia Romero exige a las autoridades y representantes de la institución en Sonora, que le den un trato digno a su hija durante los próximos días y durante su estancia en el citado hospital.

También responsabiliza al Instituto Mexicano de Seguro Social de la situación por la que pasa la niña de 7 años y además señala directamente de la supuesta negligencia médica a una pediatra de apellido Bueno, quien labora en una clínica del IMSS sobre la calle Benito Juárez en la capital sonorense.

Esta mañana la madre de la menor estuvo en entrevista con Coyito Rodríguez. Minuto 53.44