Manuel Merino jura como presidente de Perú

LIMA, Perú.- Manuel Merino juró el martes como el tercer presidente de Perú en cuatro años en medio de protestas que muestran una profunda crisis política y económica agudizada por la pandemia.

El político desconocido para gran parte del país reemplaza a Martín Vizcarra, quien fue destituido el lunes por “incapacidad moral permanente” tras una rápida votación en el Parlamento luego de ser acusado sin pruebas concluyentes de recibir sobornos mientras era gobernador en 2014.

En un discurso de 15 minutos en el Parlamento, Merino dijo que la vacancia se logró con 105 votos que “no fueron comprados” y reconoció que la población los mira con “mucha preocupación”. Merino era el presidente del Congreso desde marzo, y en septiembre fue acusado de buscar el apoyo militar durante un primer intento fallido de sacar del poder al entonces presidente Vizcarra.

Su juramentación quedó marcada por protestas en varias ciudades del país. A pocas cuadras de la ceremonia en la capital, la policía rodeó el casco urbano cercano al palacio presidencial y al Parlamento y frenó con gases, perdigones y varazos a los ciudadanos. Los manifestantes califican la destitución como “golpe de Estado disfrazado”. Un letrero decía “fuera ratas”, en alusión al Parlamento y otros cantaban la frase “Merino delincuente, no eres presidente”.

El taxista Paul Mendoza dijo a The Associated Press que la destitución de Vizcarra “es un golpe de Estado” y añadió que su vacancia provocará “una inflación, la recesión, va a subir el dólar, no vamos a poder seguir adelante porque estamos también con la pandemia”. El nuevo presidente, que gobernará por ocho meses, pidió calma a los manifestantes y añadió que existe “una mala intención de querer dividir al país” que él no permitirá que suceda.

A través de su cuenta de Twitter, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le pidió al nuevo gobierno a realizar las elecciones programadas y a resolver la “actual crisis política” respetando “los estándares interamericanos sobre separación de poderes y el respeto al Estado de Derecho”.

El director ejecutivo de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, dijo también en Twitter que “el proceso de vacancia se llevó a cabo de forma muy cuestionable” y que “los estados de la OEA deben vigilar de cerca las decisiones de Manuel Merino y el Congreso”.

El expresidente Vizcarra fue abordado el martes por la prensa y comentó que en medio de las protestas le preocupaba el nuevo gobierno de Merino porque está “en tela de juicio” su legalidad y legitimidad. “¿La legitimidad quién la da?”, preguntó y se respondió de inmediato: “el pueblo”.

AP