Huracán “Iota” toca tierra en Centroamérica

El huracán Iota se ha adentrado en una zona de Centroamérica que aún se está recuperando de Eta y lleva consigo la posibilidad de inundaciones potencialmente mortales, vientos catastróficos y deslizamientos de tierra.

Las marejadas de la tormenta se sentirán desde Centroamérica hasta la península de Yucatán, hasta Jamaica en el este y hasta Colombia en el sur, pero su llegada a tierra fue a solo 24 kilómetros al sur de donde golpeó el huracán Eta, lo que podría dejar la región marcada por generaciones.

El huracán alcanzó una fuerza de categoría 5, pero tocó tierra cerca de la ciudad de Haulover, Nicaragua, a las 10:40 pm, hora de Miami, como categoría 4, con vientos máximos sostenidos cercanos a 250 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés). Desde entonces se ha debilitado a vientos cercanos a las 165 km/h.

Quienes se encuentran en el área han comenzado a sentir las fuertes lluvias de la tormenta. Honduras y Nicaragua esperan totales máximos de 76,2 centímetros de lluvia hasta el jueves, mientras que de El Salvador a Panamá pueden esperar de 15 a 25 centímetros, con máximos aislados de 38,1 centímetros. Las inundaciones fluviales y repentinas podrían seguir pronto junto con una peligrosa marejada ciclónica que probablemente eleve los niveles de agua hasta de 3 a 4,5 metros, dijo el NHC en una alerta a la 1 am.

La marejada ciclónica pronosticada a lo largo de las costas de Nicaragua y Honduras estará acompañada de «olas grandes y destructivas», junto con crecidas que causan «olas que amenazan la vida y condiciones de corrientes de resaca», según el aviso.

Las advertencias de huracán están vigentes para la costa de Nicaragua desde su frontera con Honduras hasta Sandy Bay Sirpi, así como la costa del noreste de Honduras, dijo el NHC. También existen alertas de tormenta tropical para Providencia, San Andreas y las Islas de la Bahía. Aunque el huracán alcanzó Centroamérica con un impacto devastador, se esperaba que se debilite después de tocar tierra y luego se disipe en la región el miércoles por la noche.

CNN

Foto AP