Menos opciones para haitianos en la frontera México-Texas

CIUDAD ACUÑA, México.- México ha comenzado a retirar porvía terrestre y aérea a los migrantes haitianos acampados en la frontera con Estados Unidos, informaron las autoridades el martes, lo que representa un nuevo nivel de apoyo a Washington en momentos en que un enorme campamento de refugiados en una pequeña localidad fronteriza de Texas se erige como un desafío humanitario y cada vez más político para el presidente estadounidense Joe Biden.

En ocasiones anteriores, México ha prestado ayuda en momentos clave. En 2014, aumentó la vigilancia para impedir que los niños centroamericanos que viajaban sin compañía de un adulto llegaran a la frontera con Texas; en 2019, permitió que decenas de miles de solicitantes de asilo esperaran en el territorio mexicano la llegada de su fecha de audiencia en tribunales de migración de Estados Unidos; y apenas el mes pasado, empezó a deportar a migrantes centroamericanos a Guatemala, luego de que el gobierno de Biden los enviara en avión a regiones del sur de México.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo el martes que había discutido la situación de los haitianos con su homólogo estadounidense, el secretario de Estado Antony Blinken. Ebrard manifestó que la mayoría de los haitianos ya tenían estatus de refugiado en Chile o Brasil, y que no lo buscaban en México.

“Lo que están pidiendo es que se les deje libre paso prácticamente hacia los Estados Unidos”, dijo Ebrard.

Dos funcionarios del gobierno mexicano, que hablaron bajo condición de anonimato debido a que no estaban autorizados a comentar públicamente sobre el tema, confirmaron las acciones de México. Uno de los funcionarios dijo que tres autobuses con migrantes salieron el martes de Ciudad Acuña rumbo a Piedras Negras, a unos 90 kilómetros (55 millas) al sur de la frontera, donde abordaron un vuelo con destino a la ciudad sureña de Villahermosa, en el estado de Tabasco.

El otro funcionario señaló que el lunes salió un vuelo desde la ciudad de Monterrey, en el norte del país, rumbo a Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. Tapachula cuenta con el centro de detención de migrantes más grande de Latinoamérica. El vuelo llevaba a unos 100 migrantes a bordo, quienes habían sido recogidos en una estación de autobús de Monterrey, desde donde parten varias rutas hacia Estados Unidos.

El segundo funcionario dijo que el plan era trasladar a Tapachula a todos los haitianos que habían solicitado asilo en México, debido a que la mayoría de ellos habrían presentado sus solicitudes en Tapachula y sólo pueden permanecer legalmente en México mientras su caso es procesado si se quedan en el sur.

Los migrantes haitianos que ya se encuentran en los centros de detención de México y no han solicitado asilo serán los primeros en ser enviados a Haití una vez que el gobierno mexicano empiece a realizar esos vuelos, de acuerdo con el funcionario.

Decenas de migrantes molestos por haber sido deportados a Haití trataron de subir nuevamente a un avión que aterrizó el martes por la tarde en Puerto Príncipe mientras les gritaban a las autoridades. Un guardia de seguridad cerró la puerta del avión a tiempo mientras algunos de los deportados comenzaban a arrojar piedras y zapatos contra el avión. Varios de ellos perdieron sus pertenencias en la trifulca luego de que llegó la policía. El grupo desembarcaba uno de los tres vuelos programados para la jornada.

AP

Foto AP