Buque israelí atraca en Dubái tras explosión misteriosa

DUBÁI.- Un carguero de propiedad israelí que sufrió una misteriosa explosión en el Golfo de Omán llegó el domingo al puerto de Dubái para reparaciones, días después de que la detonación reavivara las preocupaciones sobre las rutas marítimas del Medio Oriente en un clima de tensión con Irán.

Un periodista de Associated Press vio el MV Helios Ray, de propiedad israelí, en las instalaciones de puerto seco en Dubái. Aunque la tripulación resultó ilesa, la explosión dejó dos barcos a su costado babor y otros dos a estribor justo por encima de la línea de flotación, según funcionarios estadounidenses de defensa.

Sigue sin estar claro qué provocó la detonación, registrada en un momento de mucha tensión entre Estados Unidos e Irán tras la salida estadounidense de su acuerdo nuclear de 2015. Irán ha intentado presionar al gobierno de Joe Biden para que vuelva a levantar las sanciones, como indicaba el acuerdo con potencias mundiales abandonado bajo la presidencia anterior, de Donald Trump.

Desde la costa, los periodistas de AP no pudieron determinar de inmediato el daño que sufrió el carguero. El puerto bloqueaba la vista del estribor del buque y el babor sólo podía verse a distancia. El buque azul y blanco fue atracado cerca del hotel flotante de Dubái, el Reina Isabel II. Un buque de la guardia costera emiratí navegaba atrás del carguero, mientras vehículos policiales de Dubái y de las fuerzas armadas emiratíes estaban estacionados en las inmediaciones.

Funcionarios emiratíes no respondieron a las peticiones de comentar sobre el atraco del buque en el país. La explosión del viernes recordó a una serie de ataques contra petroleros extranjeros en 2019 que la Marina de Estados Unidos atribuyó a Irán. Teherán rechazó haber participado en los ataques registrados cerca del Estrecho de Ormuz, un punto clave para el comercio de petróleo.

Varios funcionarios israelíes insinuaron que creían que Irán era responsable de la explosión del buque. En un discurso del domingo en la base militar, el jefe del Estado Mayor Conjunto israelí, Aviv Kojavi, acusó a Irán de perpetrar “operaciones contra civiles”, lo que el ejército después confirmó era referencia a lo sucedido al carguero.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, también expresó preocupaciones sobre las amenazas de Irán contra Israel y, agregó en un discurso, que el ejército “trabaja para aumentar nuestras fuerzas y se prepara para cualquier escenario, incluido uno en donde tengamos que tomar acción operativa para evitar que Irán obtenga armas nucleares”.

Mientras tanto, los rebeldes hutíes de Yemen con respaldo de Irán se adjudicaron la responsabilidad de lanzar la noche previa un misil balístico y nueve drones con bombas en “sitios sensibles” en Riad, la capital de Arabia Saudita. El vocero militar del grupo, Yahia Sarei, agregó que otros seis drones explosivos atacaron “posiciones militares” en ciudades del suroeste de Abha y Khamis Mushait. La intercepción saudí del misil provocó una aparente explosión sobre Riad que alteró a los residentes y arrojó restos de casquillos, sin causar muertes.

El Helios Ray había descargado autos en varios puertos del Golfo Pérsico antes de poner rumbo a Singapur. La explosión ocurrió cuando el buque navegaba del puerto saudí de Damman al Golfo de Omán, y le obligó a regresar a Dubái para inspección. Las autoridades iraníes no han hecho comentarios públicos sobre el incidente.

AP