Benjamin Netanyahu “resuelto” a continuar operación en Gaza

CIUDAD DE GAZA, Franja de Gaza.- El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo que está “resuelto a continuar esta operación hasta conseguir el objetivo”, en respuesta al pedido del presidente estadounidense Joe Biden de desescalar las hostilidades en Gaza.

Netanyahu dijo en un comunicado que “aprecia mucho el apoyo del presidente estadounidense”, pero que Israel seguirá adelante “para devolver la calma y la seguridad a ustedes, ciudadanos de Israel”. Biden había pedido una “desescalada significativa” para el fin de la jornada luego de 10 días de combates intensos entre Israel y Hamas en Gaza.

Al menos seis personas murieron en ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza, que destruyeron una gran vivienda familiar la madrugada del miércoles. El Ejército dijo haber ampliado su rango de ataques sobre objetivos militares hacia el sur, mientras continuaba el fuego de cohetes lanzados desde el territorio gobernado por Hamas y llego una nueva andanada desde Líbano.

Por tercera vez desde el inicio de la guerra, se lanzaron cohetes desde el norte. El mando militar israelí dijo que uno cayó en una zona abierta, dos en el mar y uno fue interceptado por la defensa antiaérea. Funcionarios libaneses de seguridad dijeron que los más recientes fueron lanzados desde la aldea libanesa de Qlayleh y cuatro cayeron en territorio libanés. Los funcionarios hablaron bajo la condición reglamentaria de anonimato.

En tanto, en el sir de Gaza, los residentes revisaban las pilas de ladrillos, concreto y otros escombros donde antes estaba la casa de 40 miembros de la familia Al-Astal. Dijeron que un misil de advertencia había impactado el edificio en la población sureña de Khan Younes cinco minutos antes del ataque, lo que permitió escapar a todo el mundo.

Ahmed al-Astal, profesor universitario, describió las escenas de pánico antes del ataque, cuando hombres, mujeres y niños salieron huyendo del edificio, algunos a medio vestir. “Acabábamos de llegar a la calle, sin respiración, cuando llegó el devastador bombardeo”, dijo. “No dejaron más que destrucción, el llanto de los niños llenaba la calle (…) Esto está ocurriendo y no hay nadie para ayudarnos. Pedimos a Dios que nos ayude”.

El Ejército israelí dijo haber alcanzado objetivos milicianos en torno a las localidades de Khan Younis y Rafah, y que un total de 52 aviones participaron en una ronda de bombardeos sobre 40 objetivos subterráneos durante 25 minutos. Una mujer murió y ocho personas resultaron heridos en esos ataques, según el Ministerio de Salud de Gaza. La radio Al-Aqsa, gestionada por Hamas, dijo que uno de sus reporteros había muerto en un ataque aéreo en Ciudad de Gaza. Médicos en el hospital de Shifa dijeron que era uno de los cinco fallecidos que habían llegado el miércoles por la mañana. Entre ellos había dos personas a las que mataron misiles de advertencia que se estrellaron contra su apartamento.

Mientras tanto, los esfuerzos diplomáticos para buscar un alto el fuego ganaban fuerza, y la infraestructura de Gaza, ya debilitada por 14 años de bloqueo, se deterioraba con rapidez. El territorio palestino está gobernado por Hamas, un grupo islamista.

El gobierno de Joe Biden insta en privado a Israel a reducir sus bombardeos sobre Gaza, según funcionarios estadounidenses. También negociadores egipcios trabajaban para detener las hostilidades, y si bien no habían hecho progresos con Israel, eran optimistas sobre que la presión internacional obligaría al país a sentarse en la mesa de negociaciones, según un diplomático egipcio que habló bajo condición de anonimato para comentar los esfuerzos en marcha.

Pero no estaba claro si esos esfuerzos tendrían éxito, o cuándo podrían tenerlo. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel espera restaurar la tranquilidad “deprisa”, aunque no descartó una nueva escalada. “Puedes conquistarles, y esa posibilidad siempre está abierta, o puedes disuadirles”, dijo a embajadores extranjeros. “Ahora mismo estamos inmersos en una enérgica disuasión, pero debo decir, no descartamos nada”.

Los combates comenzaron el 10 de mayo, cuando Hamas lanzó cohetes de largo alcance hacia Jerusalén en apoyo de las protestas palestinas contra las agresivas intervenciones policiales en el complejo de la Mezquita de Al Aqsa, un disputado lugar de culto venerado por judíos y musulmanes, y por la amenaza de desahucio sobre docenas de familias palestinas a instancias de colonos judíos.

AP