Aumentan infecciones y muertes por Covid-19 en todo el mundo

VARSOVIA.- Los hospitales de Turquía y Polonia se están llenando. Pakistán está restringiendo los viajes internos. El gobierno de Estados Unidos le enviará más ayuda a Michigan, el estado con el mayor incremento de contagios de coronavirus en el país.

El aumento mundial de los casos y muertes por COVID-19 incluye a Tailandia, que ha soportado la pandemia mucho mejor que otras naciones, pero ahora pasa apuros para contenerla. Las únicas excepciones a la situación son países con programas de vacunación avanzados, básicamente Israel y Gran Bretaña. Estados Unidos también está registrando un aumento de nuevos casos a pesar de que es un líder global en vacunación, y la Casa Blanca dijo el viernes que enviaría asistencia federal a Michigan para controlar la tasa de infecciones del estado, la peor del país.

La Organización Mundial de la Salud indicó que los contagios están aumentando en todas las regiones del planeta, impulsados por las nuevas variantes del virus y porque en muchos países la población dejó el confinamiento demasiado pronto. “Hemos visto aumentos (de casos) en todo el mundo durante seis semanas. Y ahora, tristemente, estamos viendo incrementos de las muertes en las últimas tres semanas”, dijo la doctora Margaret Harris, vocera de la OMS, en un encuentro con la prensa en Ginebra.

En su actualización epidemiológica semanal, el organismo indicó que en la última semana se reportaron más de 4 millones de casos de COVID-19. Las muertes aumentaron 11% en comparación con la semana previa, con más de 71 mil reportadas. El incremento de las infecciones, hospitalizaciones y fallecimientos se extiende a países en los que la vacunación finalmente está cobrando impulso. Eso hace que las perspectivas sean aún peores para gran parte del mundo, donde los programas de inoculación a gran escala siguen siendo una realidad distante. Uno de los países más afectados es Turquía, donde la mayoría de los casos nuevos de coronavirus están relacionados con una variante detectada por primera vez en Gran Bretaña.

Ismail Cinel, director de la Asociación Turca de Terapia Intensiva, dijo que el incremento de casos está empezando a generar presión sobre el sistema de salud relativamente avanzado del país, y “las alarmas están sonando” para las unidades de cuidados intensivos, las cuales aún no están saturadas. “La forma mutante del virus está provocando más daño a los órganos”, señaló Cinel. “Antes morían 2 de cada 10 pacientes; ahora la cifra es de 4 de cada 10. Y si seguimos así, perderemos a 6″.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan disminuyó las restricciones por el COVID-19 en marzo para reducir el daño a la economía del país. Pero el nuevo repunte lo obligó a anunciar nuevas restricciones, tales como confinamientos los fines de semana y el cierre de cafés y restaurantes durante el Ramadán, el mes sagrado musulmán, que comienza el 13 de abril.

AP