Falso soldado la enamora para estafarla

Un hombre que fingió ser piloto estadounidense destinado en una base militar en Afganistán logró a engañar a una madre soltera con la que mantuvo contacto por WhatsApp, hasta el punto de que ella vendió su coche y sus joyas para que el falso soldado falso pudiera reunirse con ella en Reino Unido.

Julie Price, de 35 años, mantuvo contacto por WhatsApp con el estafador durante un año. En su perfil, el hombre usó fotos de un soldado real, Jonathan Ramos y se identificó como Jonathan. De esa forma, logró convencer a la mujer para que le costeara tarjetas de regalo de iTunes y Amazon que, supuestamente, necesitaba para acceder a Internet en su base militar en Afganistán.

“Estoy avergonzada de esto ahora, pero estaba completamente enamorada de un extraño. Pensé que él era la persona de las fotos, que era un soldado y estaba luchando por su país”, destacó Julie.

“Acababa de salir de una larga relación y mi padre había muerto solo cinco meses antes de que me enviara su primer mensaje. Sabía que era vulnerable y es así como me consiguió”, explica la mujer, que ha querido compartir su historia para advertir a posibles víctimas de estafas de este tipo.

El embaucador le declaró su amor y luego le pidió que le comprara tarjetas de regalo y le enviara dinero. Julie se tragó sus excusas sobre la imposibilidad de hacer una videollamada y aceptó enviar 1.000 libras (1.373 dólares) para que el hombre pudiera volar a Reino Unido para reunirse finalmente con ella. La mujer vendió sus joyas, incluido un anillo de su abuela, y su coche.

Pero cuando viajó al aeropuerto para encontrarse con él en junio de 2019, nadie apareció. “No envió mensajes de texto hasta el día siguiente, alegando que su comandante lo detuvo. Luego dijo que necesitaría más dinero para venir y lo creí”, comentó la mujer.

Cuando Julie le contó la historia a su madre, le dijo sin dudar que ese hombre la estaba engañando. Después, la mujer encontró un grupo de Facebook anti-estafas donde vio un video con el verdadero Jonathan Ramos. En la grabación el hombre explicaba que sus imágenes fueron robadas de su página de Instagram, que cuenta con más de 92.000 seguidores.

Armada con la evidencia, Julie logró hablar por teléfono con el piloto falso. “Me di cuenta de que estaba poniendo acento estadounidense y que era africano, y él colgó”, cuenta Julie, quien además dijo que la gente a menudo piensa que son solo las mujeres mayores las que caen en estas trampas, sin embargo ella tiene 35 años y también cayó.l