Viven un infierno y una tortura, vecinos de la colonia campestre con Taller de Herrería en Ciudad Obregón

Redacción Larsa Noticias

CIUDAD OBREGÓN, Sonora.- Un enorme foco de contaminación acústica es lo que ha ocasionado un negocio local de herrería artística ubicado en calle Tabasco entre Churubusco y Flavio Bórquez en la colonia Campestre en Ciudad Obregón, Sonora, denuncian los residentes y vecinos del sector.

El ruido ha sido espeluznante para toda el área, principalmente para los vecinos, pues es una zona residencial de hace más de 45 años, quienes por más de 10 horas al día de lunes a sábado, tienen que soportar el ruido de martillos, sierras, pulidoras, música a todo volumen, además de contaminarlos con el olor a quemado, pintura y solventes. Sin embargo el escándalo que provocan, llega hasta áreas alejadas.

El negocio fue abierto el pasado 30 de Diciembre de 2020, generando un caos denuncian las familias, pues prácticamente todo el día ocasionan un gran ruido al trabajar con las herramientas, lo que simplemente no los deja vivir, pues en plena pandemia, la mayoría trabaja desde sus casas vía internet, además de que maestros, alumnos, amas de casa, niños, personas de la tercera edad, no pueden ni trabajar, ni tomar sus clases en línea, ni continuar con sus vidas, debido al estruendoso escándalo que el establecimiento provoca. Este video de prueba lo tomaron los afectados, escuche usted:

No conforme con eso, los vecinos denuncian además, que los pocos momentos de tranquilidad, los empleados del lugar ponen la música a todo volumen, tienen un lenguaje inapropiado y altisonante, generando más ruido, sin importarles al parecer, el daño que están ocasionando a las familias.

El negocio de herrería artística, no cuenta con los permisos para laborar, por lo que las autoridades correspondientes lo clausuraron, pero los afectados denuncian que el propietario pretende reabrirlo al juntar firmas de cualquier persona que no vive cerca y no padece la contaminación. Aunque colocaron los sellos de clausura, estos fueron rotos lo cual, es un delito.

“El ruido estruendoso de un taller de herrería con sus martillazos, sierras y pulidoras es muy perjudicial para la salud mental y la vida digna de las personas, ¡son contaminantes! Aunado a eso, las palabras altisonantes, la música, el olor a quemado, a pintura y a solventes ¡10 horas al día de lunes a sábado, dentro de nuestras casas y patios, nos van a enfermar!”, denuncian todos los vecinos del área.

Los vecinos de la zona emitieron el siguiente comunicado:

“El pasado 30 de Diciembre de 2020 se instaló de forma ilegal y sin los permisos necesarios, el taller de Herrería Artística Campestre. Desde ese día y hasta el momento de su clausura (SELLOS QUE FUERON ROTOS), los vecinos sufrimos por 10 horas de lunes a sábado, los ruidos más estruendosos que ustedes se puedan imaginar: sierras sobre fierro, pulidoras, martillazos, además del constante olor a quemado, pintura, thinner, sin dejar de mencionar las palabras altisonantes y la música a todo volumen, todo el día sin parar, sin que les importe que adultos mayores y niños vivan alrededor. Queremos intentar conservar un poco el valor de nuestras casas por impedir que futuras intromisiones que cada vez más cerca y fácil, puedan ver el instalarse entre nosotros, siendo una zona residencial. Un taller de herrería es un infierno que atenta directamente contra la salud y los nervios de las personas. Nuestra zona residencial la han estado convirtiendo en una zona comercial e industrial en casi pleno centro de Ciudad Obregón donde hay muchas casas. No les importa nuestro bienestar. Tener al lado un taller de herrería es un infierno”, exclaman los residentes.

Los vecinos denunciantes afirman que el dueño del negocio quiere reabrirlo, por lo que ha estado asesorándose con un abogado. “Pretende seguir sin importarle los que aquí vivimos. Se está asesorando con el licenciado que tiene el local de fiestas en la Churubusco entre Tabasco y California, el cual también por años ha generado mucha contaminación, porque los vecinos han tenido que soportar todo tipo de fiestas y reuniones cualquier día de la semana, con un exceso de volumen al tener grupos en vivo y bocinas, sin que nadie los ayude y apoye a vivir en tranquilidad”, aseguran los vecinos afectados.

El responsable del Taller de Herrería Artística, afirman los residentes, les señaló que no sabía que había casas alrededor, cuando a dos metros, están las primeras viviendas que han sufrido la gran contaminación que genera desde que se abrió dicho negocio, por lo que los vecinos solicitan de manera atenta y urgente a las autoridades, que no permitan más que dicho lugar abra sus puertas, pues simplemente no se puede vivir de esa manera, pues atenta contra su salud mental y física para las decenas de familias que los padecen.

“No nos oponemos a que trabaje, pero que lo realice en otro lugar donde no se afecte a nadie, porque no se puede sacrificar la vida de decenas de familias a cambio del beneficio de una sola persona, que además no cuenta con los permisos para laborar al lado de viviendas, nosotros también estamos trabajando y el estruendoso escándalo que provoca el taller, no nos permite hacerlo ni que nuestros hijos tomen sus clases en línea”, exclamaron los afectados.