Hartos, enojados y temerosos, policías de Cajeme

Por Omar Rodríguez

CIUDAD OBREGÓN, Sonora.- Un grupo de policías municipales de Cajeme, acompañados por algunos de sus familiares y policías jubilados se manifestaron en la Plaza Álvaro Obregón frente a Palacio Municipal de Cajeme, mostrando pancartas en las que expresaban su hartazgo y molestia por considerar llevar mucho tiempo trabajando con carencias de equipo, de armas, de medicamentos y con afectaciones a sus salarios.

Además, exigieron una disculpa pública al presidente municipal Sergio Pablo Mariscal Alvarado, quien realizó declaraciones ante la prensa, afirmando que los policías caídos durante los últimos años, durante su administración, estaban ligados al crimen organizado.

Por lo que también viudas de policías asesinados estuvieron presentes, exigiendo al alcalde una explicación sobre sus declaraciones.

“Que renuncie, ¿por qué? Porque no ha hecho nada y en lugar de ayudar, está empeorando las cosas y ofendiendo más que nada a las familias, todavía que nos quedamos dolidas y venga y diga eso, no se me hace justo”.

Elementos policíacos afirman estar bajo las órdenes de un presidente municipal insensible y que no escucha las necesidades de la gente.

“Ya no podemos salir a la calle, nos da miedo, nos da miedo sinceramente, estamos olvidados tanto policías como civiles, los ciudadanos, todas las personas estamos olvidadas, vivimos en la ciudad más violenta, yo nunca había visto tanta violencia en una sola ciudad, estamos acostumbrados a ir por las tortillas y ver a un muerto, qué vergüenza para mis hijos, lo que les vamos a heredar a nuestros hijos, una ciudad con cruces en cada esquina, con tumbas, con capillitas”.

Mientras esto ocurría, una agresión armada se registraba en una colonia del sur de Ciudad Obregón, dejando la octava muerte violenta en menos de 4 días de marzo.