Comerciantes realizan inversión para seguir operando ante el Covid-19

Por Alfredo Villela

HERMOSILLO, Sonora.- El de los comerciantes ha sido uno de los sectores que ha tenido que danzar al ritmo que le marca el Covid-19.

Cerrar porque no hay clientela; incorporarse a la reapertura con adecuaciones en las instalaciones, los horarios y el servicio; adecuar sus instalaciones a la normativa marcada y a veces toparse con la incomprensión de los clientes que no quieren acatar las nuevas formas de convivencia.

Cuando inicio la pandemia del Covid-19 muchos de estos negocios tuvieron que cerrar sus puertas para así tratar de evitar una infección en cadena por parte de las personas y trabajadores que asisten a los comercios.

Los dueños tuvieron que cambiar y adaptar sus negocios para poder mantenerse activos aún en medio de la pandemia que vive el mundo, los restaurantes operaban solamente con servicios a domicilio y el ordene y recoja. Por otro lado, los negocios no esenciales tuvieron que cerrar en algún momento por el Covid-19.

Fue hasta el mes de agosto cuando la industria restaurantera pudo ofrecer los servicios en el lugar, con ello se implementaron nuevas medidas de sanidad que generan un costo extra a los negocios

Octavio Olvera, dueño de un restaurante de comida rápida mencionó de los gastos operativos que realiza mensualmente en su negocio.

 “A la semana estamos hablando de 800 pesos, multiplícalo al mes, ahí tienes un costo más rebasando los dos mil pesos”

Algunos otros negocios de comida han realizado mayores inversiones para poder seguir operando bajas las normativas que solicitan las autoridades de salud del estado de sonora.

Carolina Figueroa comenta las inversiones que ha visto su negocio familiar para poder acatar las normativas solícitas.

“Fácil más de 7 mil pesos si se ha invertido, hemos gastado en tapetes en sanitizantes en gel antibacterial en apartados para poner el gel antibacterial, aparatos de sanitizante con sensor”

Por otra parte, hubo otro tipo de comerciantes que se vieron beneficiados al tener venta de artículos de limpieza, cubre bocas entre otras cosas.

Ivan Molina, dueño de una distribuidora de productos de limpieza, dio a conocer cómo su negocio se vio de cierta manera beneficiado.

 “Para mí fue mi fue buena experiencia porque pues por la pandemia me ayudó mucho vender cubrebocas, gel antibacterial, eso le dio un plus a mi negocio”.

Además, en estos tiempos hubo personas que decidieron emprender un negocio dentro de la situación que se vivía por el tema del covid-19, la opción de vender cubre bocas fue de las más utilizadas por los comerciantes.

Gabriela Ramos contó como su mamá emprendió un negocio de cubrebocas en la pandemia del Covid-19.

 “Para mi mamá en este caso no fue tan complicado porque hay una necesidad de protegerse del virus y ella atendió esa necesidad empezando a hacer cubrebocas para vender”.

Haber llegado a semáforo amarillo, luego retornar al naranja y sentir el riesgo de volver al rojo, ha provocado mucho estrés a los comerciantes y restauranteros que han sobrevivido y poco a poco intentan recuperarse. Una recuperación que para muchos ha sido sumamente lenta y ven como el aumento de contagios trae la amenaza de volver a cerrar sus puertas situación que muchos lo saben, sería el fin de su negocio.