ESPECIAL | Ansiedad y depresión orillan a los jóvenes a las drogas

Por Antonio López Moreno

HERMOSILLO, Sonora.- La depresión, la ansiedad, la soledad y diversas afectaciones emocionales, han sido los factores que han inducido a los jóvenes a consumir drogas y estupefacientes en los últimos meses. Situación que se agudiza con la contingencia sanitaria por el virus COVID-19 y que ya resalta entre las principales problemáticas de los sonorenses.

En entrevista, el presidente de la asociación “Amor y Convicción” Omar Balderrama, señaló que el consumo de las drogas ha tomado dos vertientes, pues mientras que una parte de la población redujo sus hábitos en relación a las drogas, otra parte la incrementó, y en gran medida desatado por afectaciones emocionales.

Omar Balderrama

Drogadicción toma dos vertientes

El especialista y activista en temas de adicciones, explicó las dos vertientes que ha tomado el tema en Sonora, ya que quienes mantenían un hábito de consumo lograron reducirlo, mientras que quienes no lo hacían, adoptaron un nuevo vicio.

“Hay una parte de la población que ya tenía ciertos consumos habituales de substancias adictivas como el alcohol, tendió a disminuir su consumo, porque estos jóvenes aprovecharon mejor su tiempo de ocio”.

Esta parte de la población, logró reducir su consumo al alejarse de sus círculos sociales y modificar sus hábitos. La cancelación de fiestas y el evitar situaciones que involucren a substancias como el alcohol, el tabaco y la mariguana, provocaron que se reduzcan los índices.

“Lograron reducir su consumo porque no tenían tanto contacto con el círculo social, con el que regularmente estaban expuestos a las bebidas alcohólicas. Y me refiero al alcohol, porque es la madre de todas las drogas”.

Sin embargo, hay otra parte de la población que no consumía drogas habitualmente. En ellos, la drogadicción incremento; y esto se debe a problemas relacionados con la salud mental, que agudizó la contingencia sanitaria.

“En el otro segmento, la depresión, la ansiedad, la soledad, la falta de afecto, provocó un trampolín en cuanto al uso y abuso de substancias. Estos muchachos tendieron a consumir más en la pandemia”.

Problemas emocionales: factor preocupante

Así mismo, Omar Balderrama detalló que el principal factor para que un joven incursione en el mundo de la drogadicción, es la afectación emocional que provoca la soledad o la falta de afecto. Problemas de salud mental, que orillan a los jóvenes a buscar un paliativo para poder controlar sus emociones.

“Siempre ha sido ese factor. El consumo de drogas no es una necesidad, un antojo que surge de la noche a la mañana en un joven, el consumo de drogas es el resultado de muchos pensamientos, de muchas frustraciones no canalizadas, de muchas heridas, de muchos traumas, de muchos descuidos, de una incapacidad de comunicarte de forma afectiva”.

Por tal razón, el especialista advierte que la poca comunicación entre padres e hijos, pueden desatar en dichos problemas. Toda vez que enlistó los factores de riesgo por los que un adolescente decide consumir una droga por primera vez.

“La insatisfacción, la inseguridad, la falta de identidad, la mala influencia y la ignorancia, son los factores de riesgo”.

Preocupa a hermosillenses drogadicción

De acuerdo con la última Encuesta de Percepción Ciudadana difundida por la organización “Hermosillo ¿Cómo Vamos?”, la drogadicción es el segundo problema más importante de la ciudad, solo por debajo de la inseguridad.

Una situación que se ha replicado durante cuatro años y que alerta más, incluso que el desempleo, la pobreza o la corrupción.

El estudio de la organización detalla que para el 21.4% de los hermosillenses, esa es su principal problemática.

FUENTE: Hermosillo ¿Cómo vamos?

Datos duros de salud mental

De acuerdo con información de la Secretaría de Salud Sonora obtenida a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, desde el 2015 a la fecha, entre 3 mil y 4 mil personas son diagnosticadas con el mencionado padecimiento, siendo el sector femenino el más afectado en casi un 60% de los casos.

Durante el 2015 fueron 3 mil 974 pacientes, 3 mil 38 mujeres y 936 hombres.

En el 2016 diagnosticaron a 4 mil 1 personas con depresión, 3 mil 164 mujeres y 837 hombres.

En el 2017 a 4 mil 41, de ellas 3 mil 204 fueron y 837 hombres.

En el 2018 la cifra disminuyó, pues la Secretaría de Salud registró a 3 mil 529 pacientes, 2 mil 866 mujeres y 663 hombres.

Y durante el 2019 fueron 3 mil 43 pacientes, 2 mil 687 mujeres, 716 hombres.

En rango de edad más afectado es de los 17 a los 26, por lo que las recomendaciones de especialistas, van dirigidas a practicar ejercicio físico, comer saludable y evitar situaciones de estrés.