Contienda entre socios, pone en riesgo el inicio del ciclo escolar en el Instituto Americano de Cananea

CANANEA, Sonora.-  En un hecho sin precedentes en 50 años de prestigio y de labor ininterrumpida del Instituto bilingüe Americano de Cananea, este jueves, las puertas fueron cerradas, encadenadas, impidiendo la entrada de la Directora Mrs. Cecilia Murrieta Garza y del personal docente que se disponía a ingresar para darle continuidad a las actividades previas al inicio del ciclo escolar este próximo lunes, como sanitización de las áreas y entrega de libros.

El problema data de una clara pugna por la representación legal de la institución, entre socios de la misma, por una parte, 7 de los 10 co-herederos, han decidido a través de asamblea que los represente la Dra. Anna Ross, mientras que por otra parte, Héctor Padrés Jr., sobrino del Ex Gobernador de Sonora Guillermo Padrés Elías, argumenta ser el propietario y que ha interpuesto una denuncia ante el Ministerio Público del Fuero Común de Cananea.

La Dra. Anna Ross, denunció que la asamblea de socios tomó la determinación de cambiar de representación ante los malos manejos que los sobrinos del Ex Gobernador venían haciendo de la escuela, donde dice, presuntamente se han dejado de pagar aportaciones ante el IMSS, INFONAVIT y despojo de recursos a la propia escuela.

Al no poder ingresar, se solicitó la presencia de elementos de Seguridad Pública, quiénes lograron ingresar a la escuela, constatando posteriormente que Héctor Padrés (hijo) estaba dentro del plantel y quien les informó que ya estaba interpuesta una denuncia ante el Ministerio Público reclamando la propiedad de la escuela y se estaba en espera de un perito contable para que realizara una evaluación administrativa instituto.

Ante ello, la Dra. Ross solicitó la presencia de Notario Público, quién dio fe de los documentos que ella presentó como representante legal y de la intención de directivos y docentes de ingresar al plantel.

Entre tanto, 450 alumnos ya inscritos, cuyos padres de familia ya pagaron alrededor de 10 mil pesos cada uno entre inscripción, colegiatura y libros, están a la expectativa, sobre si podrán empezar en tiempo y forma el ciclo escolar y si esta situación afectará o no, su desempeño académico.