Arsénico y plomo permanecen en agua del Río Sonora

Por Antonio López Moreno

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras nuevos nuestros efectuados en los siete municipios del Río Sonora, la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), resolvió que aún prevalecen metales tóxicos en el agua potable que consume la población.

Fue la misma COFEPRIS quien reconoció a través de una carta dirigida a los Comités de Cuenca Río Sonora, que los 59 pozos, así como los domicilios estudiados, registraron niveles de arsénico y plomo altamente preocupantes.

De acuerdo con información de la asociación PODER, quienes han investigado y exigido justicia por la tragedia ambiental suscitada hace seis años, las autoridades gubernamentales han hecho oídos sordos, ignorando y evitando el problema.

Los niveles de arsénico rebasan lo indicado por Norma Oficial Mexicana en el 98.28% de los casos; en tanto el 34.42% excede los niveles de plomo.

A través de la carta, la COFEPRIS exhortó a las autoridades a tomar las medidas correspondientes, mientras que los pobladores continúan con las afectaciones de la desgracia ambiental más impactante en la historia del país.