Llevarán nombres del alfabeto griego variantes del virus de Covid

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que los nuevos nombres para las variantes de preocupación del virus de la Covid-19, estarán designados con las letras del alfabeto griego.

Las variantes del virus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad de la Covid-19 eran conocidas por sus códigos técnicos alfanuméricos o por los países en los que se detectaron por primera ocasión. Así que la primera variante de preocupación, que se detectó en primera instancia en Gran Bretaña y es conocida también como B.1.1.7, será llamada la variante “alfa”. La segunda, que se encontró en Sudáfrica y se ha conocido como B.1.351, ahora se llamará la variante “beta”.

Respecto a la tercera mutación detectada en Brasil se llamará variante “gamma” y una cuarta que se encontró en la India será la variante “delta”. Las futuras variantes que alcancen el estatus “de preocupación” serán etiquetadas con las letras que les siguen en el alfabeto griego.

La OMS indicó que un grupo de expertos propuso el nuevo sistema, que no reemplazará los sistemas científicos para poner nombres, pero ofrecerá “etiquetas sencillas, fáciles de decir y de recordar” para las variantes. “Aunque tienen sus ventajas, estos nombres científicos pueden ser difíciles de pronunciar y recordar, y son propensos a la notificación errónea”, precisó la autoridad sanitaria mundial.

La elección del alfabeto griego se produjo tras meses de deliberaciones en las que los expertos consideraron otras posibilidades, como dioses griegos y nombres inventados y pseudoclásicos, según el bacteriólogo Mark Pallen, quien participó en las conversaciones.

Sin embargo, la mayoría de los nombres planteados eran ya marcas, empresas o nombres de extranjeros. Históricamente, los virus se asocian a menudo con los lugares de los que se cree que surgieron, como el ébola, que lleva el nombre del río congoleño del mismo nombre.

Pero esto puede ser perjudicial para los lugares y a menudo inexacto, como en el caso de la llamada “gripe española” de 1918, cuyos orígenes son desconocidos. “Ningún país debe ser estigmatizado por detectar y notificar variantes”, dijo la epidemióloga de la OMS Maria Van Kerkhove.

LatinUS