Uno de cada 10 trabajadores de bajos ingresos ahorra en su retiro: BID

CIUDAD DE MÉXICO.- Los trabajadores con bajo salario están lejos de participar en el sistema pensionario en México. Apenas uno de cada diez aporta de forma voluntaria para su retiro, debido a la necesidad de atender las necesidades del presente así como el desconocimiento de los canales formales de ahorro en el país, informó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“El desconocimiento sobre el ahorro para el retiro y los sesgos de comportamiento, entre otras causas, han provocado que los trabajadores informales y por cuenta propia se mantengan alejados de los sistemas de ahorro pensional”, dijo el organismo.

Ante esta realidad, el organismo ha colaborado en distintos esfuerzos para promover el ahorro para el retiro entre la población de bajos ingresos en México. El más reciente, realizado en 2018 en conjunto con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y la red de tiendas Yastás, del Banco Compartamos.

El proyecto, denominado, “laboratorio de ahorro para el retiro”, consistió en realizar una campaña de capacitación e incentivos a la fuerza comercial de la red de tiendas afiliadas a Yastás. En la prueba participaron más de mil tenderos a los cuales se les dio capacitación sobre la importancia del ahorro para el retiro y se les fijaron metas ligadas a recompensas, para que lograran estimular en sus clientes el depósito de ahorro voluntario a la cuenta Afore.

Así, el objetivo principal fue crear conciencia sobre la importancia del ahorro a la población más vulnerable, que es a su vez la que menos ahorra para su pensión.

“La capacitación a los tenderos sobre el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), los materiales informativos y los premios no tuvieron un impacto en incrementar el ahorro previsional voluntario a través de los puntos de Yastás. No se encontraron diferencias significativas en los depósitos de ahorro voluntario recaudados entre las tiendas que habían recibido los materiales informativos y la capacitación, y las tiendas que quedaron fuera de la intervención”, explicó el BID.

Para el organismo, aunque haya confianza entre el tendero y su cliente en un entorno más comunitario, una campaña con materiales simplificados y premios promoviendo el ahorro voluntario para el retiro parece ser insuficiente para promover cambios de comportamiento en este contexto.

Así, al entrevistar a los tenderos y asesores comerciales que participaron en la intervención, la principal barrera identificada fue que el curso de capacitación sobre el SAR fue insuficiente para generar una comprensión sólida sobre su funcionamiento entre asesores comerciales y tenderos.

“Es difícil promover y vender lo que no se entiende: la promoción y venta de un producto, en este caso el ahorro voluntario para el retiro, requiere de comprender su funcionamiento y sus ventajas. Por otro lado, los premios ofrecidos no fueron incentivo suficiente para que los tenderos desarrollaran esas capacidades y conocimiento por su cuenta”, añadió.

 

 

EL UNIVERSAL