Rechaza México presidencia de la OEA

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de México decidió rechazar la presidencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), por considerar que no existen las condiciones adecuadas para ejercer el cargo.

A través de un oficio entregado a la Secretaría General Adjunta, que encabeza el embajador Néstor Méndez (Belice), México declinó el encargo que por rotación le corresponde.

De acuerdo con el estatuto del Consejo Permanente de la OEA, la presidencia de este órgano deberá ser ejercida sucesivamente por los representantes titulares de acuerdo con el orden alfabético de los nombres en español de los respectivos países.

Los periodos comienzan de manera automática en el primer día de cada trimestre, conforme al calendario.

Por tanto, a México le correspondería la presidencia del Consejo Permanente de la OEA entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2021 próximos.

“La Misión Permanente de México ante la Organización de los Estados Americanos tiene el honor de dirigirse a la Secretaría General Adjunta de la Organización de los Estados Americanos y hacer referencia al ejercicio de la presidencia del Consejo Permanente de la organización correspondiente a México del 1 de enero al 31 de marzo de 2021.

“Al respecto, la Misión Permanente de México informa que el gobierno de México ha decidido no ejercer la presidencia de este órgano, ya que considera que no existen las condiciones en el seno de la organización que permitan desempeñar dicha función. De igual forma, tiene el honor de solicitar que esta información sea circulada entre las Misiones Permanentes de los Estados miembros de la Organización”, expuso México en la nota entregada el pasado 21 de diciembre.

El gobierno de México no ha tenido una buena relación con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, de quien ha cuestionado sus posiciones frente a conflictos políticos internos como los de Venezuela y Bolivia.

La reelección de Luis Almagro en la secretaría general de la OEA se dio en medio de distintos cuestionamientos y posiciones, como la mexicana, de que no se llevara a cabo el proceso, toda vez que se comenzaba a vivir la propagación del Covid-19 en el mundo [marzo de 2020].

La elección ocurrió y Luis Almagro tuvo un holgado triunfo sobre la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, a la que México había apoyado.

México, a través de su representante permanente ante la OEA, Luz Elena Baños, acusó a Almagro de actuar como un Estado miembro y no como un facilitador. Cuestionó, además, la reelección, al considerar que no fue correcta.

EL UNIVERSAL