Me hinqué para que me dejaran llevarme a mi hijo, afirma padre de niño que murió en parque de Xcaret

CIUDAD DE MÉXICO.- El doctor Miguel Ángel Luna Calvo, padre de Leonardo, niño de 13 años que falleció el pasado fin de semana luego de un accidente en el parque Xenses de Xcaret, Quintana Roo, aseguró que se hincó ante el personal de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo para que le permitieran hacer una relatoría de los hechos y poder llevarse a su hijo.

Durante una entrevista con Aristegui en Vivo, relató que viajó con su familia a Xcaret el fin de semana pasado como un regalo tras haber superado la Covid-19, de la que se contagió por su actividad médica: “Íbamos con la finalidad de divertirnos y como un regalo por la valentía de mi familia, de mis hijos que se habían portado estupendamente”.

Luna Calvo recordó que de pronto perdió de vista su hijo, por lo que fue en su búsqueda. En ese momento se dio cuenta de que el mecanismo de succión de una atracción acuática había atrapado la pierna de su hijo, por lo que lo sacó la superficie para aplicarle la respiración boca a boca y practicarle masaje cardiaco.

“Llegaron los paramédicos sin ningún tipo de equipo, yo les pedí un respirador, un ventilador manual y no había nada”, detalló.Comentó que Leonardo fue trasladado en una ambulancia “al hospital más lejano, más de media hora” y que llegó vivo. En el nosocomio no había médico especialista, por lo que comentó al personal que era internista y su especialidad médica tenía que ver con intervenciones al corazón.

“Yo me encargo de esto”, les dijo pero no lo dejaron.En ese momento buscó trasladar a su hijo por ambulancia aérea hasta la Ciudad de México e incluso hizo arreglos hasta conseguir tres. “No me dejaron, sentí como que no querían que lo sacara de Quintana Roo”, detalló.

Los médicos le dijeron que era por la gravedad del estado de salud de su hijo, que no era recomendable su traslado: “La única oportunidad que tenía mi hijo de salvarse era irse a la Ciudad de México, con gente experta en esto porque este tipo de casos debe de manejarse de forma especial y no tenían a nadie experto.

Es por eso que yo quería trasladarlo”.Señaló que sintió que los médicos estaban asustados y que “tenían mucha presión”, aunque no pudo precisar de quién o quiénes.

Por lo tanto, no se dio aviso al Ministerio Público ni se llamó al 911.Al día siguiente intentó hacer el traslado de su hijo por ambulancia terrestre y cuando llegó el vehículo, salió al paso una doctora de nacionalidad argentina con actitud autoritaria: “Cuando falleció mi hijo hablé con la doctora y le dije que no se fuera a equivocar, mi hijo se murió por ahogamiento porque presentí que iba a cambiar los diagnósticos”.

“Me llamaron del parque [Xenses] y me dijeron que había problemas con lo de mi hijo porque había salido en el acta de defunción que murió por ahogamiento. ¡Pues claro!”, les respondió.

Su intención, comentó, era no dejar que se llevara el cuerpo si en el acta aparecía el ahogamiento como causa de la muerte a menos que se cambiara, a lo que se negó.

“Cuando me percaté que el Servicio Médico Forense se llevó a mi hijo fui a la Fiscalía y cuando llegué me dijeron: ‘viene a firmar el perdón, ¿verdad?’ Sí, pero yo quiero hacer una relatoría de hechos, es mi derecho decir lo que pasó”, comentó.

Personal de la Fiscalía se negó y le indicó que solo debía firmar el perdón al parque Xenses, propiedad de Grupo Xcaret.“Estuve seis horas rogándoles, me hinqué, porque no me querían entregar a mi hijo y no querían que hiciera la relatoría de los hechos. Yo me hinqué y lloré con la abogada”. Finalmente le dejaron hacer la relatoría y llevarse a su hijo, aunque Luna reconoce que sufrió mucha “intimidación” por parte de la Fiscalía.

Comentó que pidió la dispensa de la necropsia porque no tenía caso que se le practicara, su esposa lo intentó convencer de no emprender acciones legales. “Pero cuando el ataúd de mi hijo llegó aquí a la casa le dije: amor, perdóname pero no podemos quedarnos callados, porque esto va a pasar más”, aseveró.

Fue cuando decidió denunciar lo sucedido en las redes sociales y contactar a los medios de comunicación.

“Es una negligencia totalmente del parque y quiere esconder las cosas”, dijo Luna, al tiempo que mencionó que solo cuando el caso trascendió públicamente, actuaron el parque y la Fiscalía.

Descartó que su motivación sea el dinero sino que se haga justicia para que este tipo de hechos no se repitan.