Hasta 10 horas para cruzar de México a Estados Unidos

Hasta 10 horas para cruzar de México a Estados Unidos

SAN DIEGO, California.- Las medidas enérgicas que el gobierno del presidente Donald Trump ha implementado a los viajes no esenciales provenientes de México en medio de la pandemia de coronavirus han creado enormes cuellos de botella en la frontera, y algunos automovilistas dicen que han esperado hasta 10 horas para ingresar a Estados Unidos.

Un estadounidense que trabaja para una compañía que brinda apoyo a los negocios con operaciones en México observó las largas filas el domingo por la noche desde su hogar en Tijuana, México. Ddijo que se formó a la medianoche para estar a tiempo en su turno que comenzaba a las 8 de la mañana el lunes en San Diego y que aún así llegó 90 minutos tarde.

“Espero que sólo sea un ajuste inicial y que sea un poco más agilizado en el futuro”, comentó Ross Baldwin, el jefe del hombre y quien preside la compañía TACNA Services Inc.

La prohibición parcial que el gobierno de Trump introdujo en marzo para evitar la propagación del coronavirus no impide la entrada de las personas con nacionalidad estadounidense o que cuenten con residencia legal. Ir a trabajar, a la escuela o a citas médicas son considerados viajes esenciales, pero ir de compras, a comer o socializar no lo son.

Andrea Casillas, quien trabaja en una tienda de Bed Bath & Beyond en San Diego y vive en Tijuana porque es menos caro, esperó cuatro horas para ingresar a Estados Unidos el lunes. “Hay un precio que pagar (por viajar desde México), pero debería ser razonable”, comentó Casillas. “Esto está yendo demasiado lejos”.

Las medidas se produjeron luego de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) dijo que revisó a unos 100.000 viajeros que venían desde México en automóvil o a pie y que encontró que 63% de los ciudadanos estadounidenses o personas con residencia legal viajaban por cuestiones que no eran esenciales.

El viernes, la CBP empezó a reasignar al personal en 14 cruces fronterizos más grandes en California, Arizona y Texas para que la gente ingrese más rápido en las mañanas de los días laborales, cuando hay una mayor cantidad de viajes esenciales, lo que provoca enormes filas los fines de semana.

El martes, el tránsito era inusualmente ligero y los transeúntes portaban mascarillas y mantenían una corta distancia unos de otros. Se prevé que aumente el tiempo de espera durante el fin de semana o por las noches entre semana, afectando a personas que van a la playa o a restaurantes. Las esperas aumentaron en la frontera el fin de semana pasado y los cruces de California fueron los más afectados.

AP