Tratan diputados argentinos proyecto de legalización aborto

BUENOS AIRES, Argentina.- Dos años después de que la legalización del aborto naufragara en el Congreso argentino, una iniciativa impulsada por el presidente Alberto Fernández será sometida el jueves a votación en la Cámara de Diputados en una sesión que movilizará a multitudes a favor y en contra.

El proyecto de ley que será debatido en la tierra natal del Papa Francisco, recoge, según el oficialismo, la lucha simbólica de miles de mujeres que durante décadas reclamaron el derecho a abortar. La iniciativa también busca atajar el “enorme problema” de abortos clandestinos, indicó el gobierno, que advirtió que cada año son hospitalizadas alrededor de 38.000 mujeres por estos procedimientos mal practicados. Desde 1983 han muerto más de 3.000 mujeres por la misma causa.

Entre los mayores oponentes está la Iglesia católica, cuya jerarquía pidió en las últimas horas a los legisladores “un segundo de reflexión frente a lo que significa el respeto a la vida” y sobre el peligro “de la cultura del descarte” expresada por el papa en varias ocasiones. En el marco de la pandemia por el nuevo coronavirus, numerosos partidarios y opositores a la iniciativa se concentrarán en las inmediaciones del Parlamento en dos secciones diferenciadas y bajo fuertes medidas de seguridad para seguir el debate y la votación que será transmitida en grandes pantallas.

Está previsto que la sesión se alargue hasta el viernes debido a la gran cantidad de legisladores que desean exponer sus puntos de vista. De ser aprobada, la iniciativa pasará a ser debatida por el Senado. Aunque ahí el oficialismo tiene el control, las aguas se dividen al tratar el tema. Argentina actualmente penaliza a las mujeres y a quienes las ayuden a practicarse un aborto. Las únicas excepciones que contempla la ley son en caso de violación o riesgo para la salud de la madre.

Según el proyecto, las mujeres y otras personas “con identidades de género con capacidad de gestar” tienen derecho a interrumpir de forma voluntaria su embarazo hasta la semana 14 inclusive del proceso gestacional. Fuera de ese plazo, el aborto se podría practicar en dos supuestos: si el embarazo es producto de una violación o si está en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante.

Se da casi por sentado que el proyecto será aprobado en la cámara baja, ya que contaría con el respaldo de los 129 diputados necesarios. Sin embargo, en el Senado el panorama es más incierto, al estar integrado por legisladores de talante más conservador. En esa última cámara trastabilló dos años atrás la iniciativa impulsada por el colectivo feminista luego de ser aprobada por los diputados por estrecho margen.

AP