Resulta letal combate al Covid-19 para médicos en Perú

LIMA, Perú.- Las fotografías en blanco y negro de docenas de hombres y mujeres rodean el exterior de un inmueble amarillo que da al Pacífico, cuya fachada está cubierta en parte por un gran listón negro y tiene una bandera peruana a media asta cerca de la puerta.

Este monumento improvisado es un homenaje a los “soldados de primera instancia” caídos en la lucha contra la pandemia: los médicos que han muerto desde que el coronavirus comenzó a afectar a esta nación sudamericana el año pasado y trastocó el sistema de salud pública. “Nuestro país, igual que los demás países del mundo, no está preparado para esta pandemia; más aún, los más afectados son países en desarrollo como el nuestro”, dijo el doctor Gerardo Campos, vocero del Colegio Médico del Perú.

El colegio representa a los médicos y el monumento se yergue en su sede, donde un empleado de limpieza provisto con una mascarilla sacudió en fecha reciente el polvo de todas las fotografías y colocó flores frente a ellas. “Perú ha sido muy afectado, y dentro del grupo poblacional los de primera línea somos los médicos, los soldados de primera instancia que se han enfrentado al COVID”, dijo Campos. “Hemos tenido grandes pérdidas… El Colegio Médico se ha visto afectado en su totalidad”.

Más de 260 doctores han fallecido a causa del virus en Perú. Sus colegas atribuyen las muertes a una falta de equipo protector personal adecuado y a lo que consideran es el abandono del sistema de atención de salud por parte del gobierno. Tan sólo en enero fallecieron al menos 10 doctores debido al virus, cinco de los cuales trabajaban en la capital Lima.

El país andino fue uno de los más afectados por la pandemia en la región durante 2020 y experimenta un resurgimiento en las infecciones. La nación de 32,5 millones de habitantes acumula más de 1,1 millones de casos de coronavirus y más de 40.100 muertes relacionadas con él, según estadísticas de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

Un número interminable de pacientes, turnos laborales largos, escasez de suministros médicos incluyendo oxígeno y la falta de equipo protector en hospitales en todo el país han afectado la salud mental de los médicos. Los doctores advierten ahora que Perú podría enfrentar una crisis de médicos si el gobierno no adopta las medidas apropiadas.

“Un médico curado prácticamente va a curar a la gran mayoría de nuestra población”, dijo Campos. “Yo le pediría al gobierno pues que reconcilie, que considere, que concerte. Tenemos gente valiosa, gente experta epidemiólogos, infectólogos, especialistas, intensivistas, emergenciólogos … yo creo que concertemos con la finalidad de darle un bienestar para nuestra población en general”, apuntó.

Profesionales de la salud han efectuado una protesta indefinida durante semanas para ejercer presión en torno a sus quejas sobre sueldos inadecuados, prestaciones deficientes y otras condiciones laborales. En una tarde reciente, estos profesionales provistos de uniformes, batas, mascarillas y caretas marcharon por Lima rodeados de policías antidisturbios. Portaban carteles en los que solicitaban alzas salariales y manifestaban sus exigencias mediante un megáfono.

“Segunda ola COVID y no hay incremento del presupuesto 2021”, rezaba un cartel que incluía una fotografía de un pasillo lleno de pacientes en un hospital.

Más de un millón de trabajadores médicos han contraído el COVID-19 en América Latina, según la Organización Panamericana de la Salud. Al menos 4.000, en su mayoría mujeres, han fallecido. “Han trabajado duro como nunca antes bajo circunstancias extenuantes”, dijo el miércoles la directora de la organización, Carissa Etienne, durante una conferencia de prensa virtual. “Muchos han arriesgado sus propias vidas y las de sus familias para cuidar a quienes han enfermado, y con sus esfuerzos heroicos han salvado a muchos pacientes con COVID”.

En un intento por incrementar la presión sobre el gobierno peruano, al menos cuatro médicos iniciaron este mes una huelga de hambre frente al Ministerio de Salud. Permanecen en carpas instaladas en una acera, y al menos uno de ellos ha recibido fluidos vía intravenosa.

“Todos los días mueren médicos. Todos los días mueren odontólogos. Todos los días mueren enfermeras. Esto es algo que nos indigna porque realmente nosotros estamos en la primera línea del manejo de esta pandemia”, dijo el doctor Teodoro Quiñones, quien participa en la huelga de hambre y es el secretario general del sindicato que representa a los médicos de los hospitales públicos en Perú. “Realmente nos preocupa cómo se está manejando la pandemia”, agregó.

Recostado sobre un colchón en una carpa, Quiñones dijo que los médicos no creen que Perú esté en condiciones de efectuar una campaña de vacunación eficaz si se toma en cuenta que las autoridades no han podido resolver el desabasto de oxígeno en los hospitales en los últimos 10 meses.

Más de 120 enfermeros han perdido la vida debido a la pandemia en Perú, según su sindicato. Se desconoce cuántos dentistas y demás personal sanitario han fallecido debido a la emergencia de salud pública.

Los expertos dicen que la segunda ola de casos de coronavirus surgió a partir de las grandes protestas de noviembre que generaron caos político en Perú, el cual derivó en el nombramiento de tres presidentes en una semana, y las reuniones navideñas. Ante ello, las autoridades dispusieron nuevas medidas de confinamiento que entrarán en vigor el domingo.

La doctora Yesenia Ramos trabaja en un hospital en una región remota de la selva peruana a la que sólo se puede llegar en aeronave. Dijo que su hospital atiende a pacientes con COVID-19 y a enfermos con otros problemas de salud, y que ha perdido a 23 doctores, en su mayoría especialistas. “No es justo. Tenemos derecho a la vida y tenemos derecho a atender bien a nuestros asegurados como debe ser,” señaló Ramos.

AP