Preocupa a países del G20 distribución desigual de vacunas

MILÁN, Italia.- La distribución desigual de vacunas entre los países ricos y pobres es una preocupación crucial para el Grupo de los 20, cuyos gobernantes tratan de encontrar el equilibrio para la recuperación de la pandemia en términos tanto económicos como de salud, dijo el ministro de Economía italiano el viernes.

Daniele Franco dijo en conferencia de prensa virtual tras la reunión de ministros de economía y jefes de bancos centrales del G20 que una de las prioridades centrales del grupo es “dar acceso igualitario” a vacunas seguras.

“No volveremos a nuestras vidas normales hasta erradicar el virus de todos los países”, dijo Franco. Añadió que los ministros y gobernadores coincidieron en la necesidad de una “audaz respuesta global que apunte a frenar la difusión del virus en todas partes”.

Esto incluye remediar la brecha financiera en una iniciativa para la distribución igualitaria de las vacunas, los diagnósticos y tratamientos. La Organización Mundial de la Salud dice que la brecha es de 22.900 millones de dólares.

Franco dijo que el G20 también abordó la naturaleza “frágil y despareja” de la recuperación económica y llamó a fortalecer la cooperación y la coordinación entre los países miembros “para encaminar la economía global hacia el crecimiento estable y sustentable”. “Es esencial mantener la vigilancia y aprender de crisis anteriores”, dijo, y añadió que los participantes coincidieron en “evitar todo retiro prematuro de apoyo fiscal y monetario”.

Preguntado sobre los temores de que las diferencias entre países de la UE y entre Europa y Estados Unidos afecten la recuperación, Franco dijo que el grupo se había concentrado en el evidente retraso de los países en desarrollo, en particular los de África, que será más difícil de superar.

Italia ocupa desde diciembre la presidencia rotativa del G20, un foro internacional de economías que en conjunto abarcan más del 80% del PIB mundial. Los ministros verificarán los progresos realizados en julio en Venecia y se prevé una cumbre global para octubre. La agenda de julio incluye el cambio climático y las políticas impositivas.

AP