Niega Presidente de El Salvador negociar con la Mara Salvatrucha

SAN SALVADOR, El Salvador.- El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, negó un reporte de que su gobierno ha estado negociando con una de las pandillas más poderosas del país a fin de reducir la tasa de asesinatos antes de las elecciones de mitad de mandato a cambio de privilegios en prisión.

El señalamiento es delicado en la nación centroamericana, donde las pandillas han aterrorizado a las personas con extorsiones y asesinatos desde hace años. Varios exfuncionarios de gobiernos anteriores están siendo procesados actualmente por presuntamente participar en tratos similares con estas organizaciones criminales.

El fiscal general Raúl Melara, cuya oficina es independiente de la presidencia, dijo en una entrevista con un programa de televisión local que su oficina investigará las versiones reportadas por el medio en línea El Faro.

El Faro reportó el viernes que había obtenido un lote de documentos gubernamentales, incluidos registros e informes de inteligencia penitenciarios, que muestran que varios funcionarios del gobierno han mantenido negociaciones con miembros de la pandilla MS-13 desde junio de 2019. Bukele respondió con una serie de negativas desde su cuenta de Twitter.

“Lo que publica El Faro es la confirmación, ya con documentos oficiales, de lo que hemos venido denunciando desde el año pasado, que existían indicios de negociaciones con las pandillas”, dijo a The Associated Press Jannette Aguilar, una académica especialista en temas de seguridad y de violencia.

Por su parte, Juan Carlos Fernández Saca, decano de la facultad de posgrados de la Universidad Matías Delgado, dijo a la AP que “si la investigación de El Faro resulta ser cierta, sería un duro golpe a la estrategia del gobierno que se ha basado en demostrar a la población que no tiene ninguna tregua con las pandillas y que están implementando una serie de medidas de choque contra ellas”.

Entretanto, el director de Reconstrucción del Tejido Social, Carlos Marroquín, que aparece involucrado en las supuestas negociaciones con las pandillas, trató de restarle credibilidad a la publicación de El Faro, al que calificó de “panfleto”. “No presentaron fotos, no hay vídeos, no hay audios, no hay pruebas reales. Todo lo que ellos han escrito y están diciendo, es un supuesto”, sostuvo.

De ser ciertos, los señalamientos serían un golpe fuerte para Bukele, quien hizo campaña prometiendo ser un presidente apegado a la ley y el orden y que ha tratado de reforzar esa imagen a través de palabras y acciones de dureza durante su mandato.

AP