Francia vive una de las olas de calor más severas de la historia reciente

PARÍS, Francia- Buena parte del territorio francés sufre este martes, y desde el jueves pasado, una de las olas de calor más severas de las últimas décadas, con máximas de más de 35 grados en el interior y noches con mínimas superiores a los 20 incluso en el extremo norte del país.

Météo France, que espera que el episodio termine el próximo jueves, indicó en su página web que en la madrugada del martes la mínima fue excepcionalmente alta (25.2 grados) en el puerto de Boulogne-sur-mer, a medio centenar de kilómetros de la frontera belga.

Tampoco bajó de 25 grados en Niza, en la costa mediterránea, o de 24 en París.

Los servicios meteorológicos mantienen en alerta roja por calor (por “fenómenos peligrosos de una intensidad excepcional”) 15 departamentos del centenar que hay en Francia: todos los de la región de París, así como dos de Normandía y la mayor parte de Hauts de France.

Además, otros 53 departamentos (la práctica totalidad de los interiores) están en alerta naranja.

La ola de calor llegó a Francia el pasado día 7 desde España por el suroeste y ha estado afectando a partir de entonces a la mayor parte del país con temperaturas que puntualmente se situaron por encima de los 40 el pasado fin de semana.

Aunque apenas se han registrado récords históricos, uno de los elementos más peculiares de este episodio está siendo la duración, con picos superiores a los 35 grados todos los días en París y en otras ciudades del norte y del este.

Este miércoles, donde más subió en el valle del Ródano, en ciudades como Lyon, donde se rozaron los 38 grados.

En espera de lo que ocurra de aquí al fin de semana, según Météo France esta ola de calor será una de las cinco más severas que ha vivido Francia desde que existen registros, aunque no alcanzará el nivel de las históricas de 2003 y 2006.

Las temperaturas seguirán siendo muy elevadas en el interior y en particular en el este de Francia hasta el jueves por la tarde por la llegada de un frente que provocará fuertes tormentas.

En esa jornada del jueves, las temperaturas empezarán a caer de forma generalizada (la máxima prevista es de 31 grados en París) y la tendencia continuará el viernes.

EFE