Los cubrebocas están contaminando el océano

La pandemia de Covid-19 no sólo está causando problemas económicos, de salud y sociales, sino que para prevenirlo indirectamente provocó un ataque al medio ambiente, ya que se estima que 1.6 mil millones de cubrebocas acabaron en el mar, esto incluye mascarillas profesionales y comerciales, lo cual equivale a cerca de 5 mil 500 toneladas de contaminación plástica.

Y es que con la declaración formal de la Organización Mundial de la Salud de la pandemia, los gobiernos de todo el mundo ordenaron rápidamente el uso de máscaras faciales en espacios públicos, esto causó una sobredemanda, pero no instrucciones de cómo desechar estos productos para que no fuera tanta contaminación

La mayoría de cubrebocas están hechos de polipropileno, que se divide fácilmente en microplásticos. Aunque los efectos de los microplásticos en la salud humana aún no se han determinado, estos fragmentos son increíblemente comunes en nuestro suministro de agua; por ejemplo, el 94% del agua del grifo de los Estados Unidos se considera contaminada.

En el informe Ocean Asia 2020, Masks on the Beach, se calcula que hubo una producción anual de 52 mil millones de máscaras desechables y una tasa de pérdida del 3% (el porcentaje de máscaras que escapan de los sistemas de gestión del agua), el equipo concluyó que casi 1.6 mil millones de máscaras faciales terminaron en los océanos en 2020.

A pesar de su naturaleza de un sólo uso, no son biodegradables, ya que se pronostica que las máscaras desechables tarden más de cuatro siglos en descomponerse mientras están en el océano. La pandemia aún está lejos de acabar y es probable que el número de máscaras desechables que contaminan nuestros océanos siga creciendo.

Heraldo de México

Foto Web