Kamala Harris visita Guatemala y pide a migrantes no viajar a Estados Unidos

CIUDAD DE GUATEMALA.- La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris ofreció una visión optimista para una mayor cooperación con Guatemala para hacer frente al aumento en la migración hacia Estados Unidos después de sostener una reunión con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei el lunes. También lanzó una advertencia directa a los migrantes que consideran realizar el peligroso viaje: “No vengan”.

Las declaraciones de Harris durante una conferencia de prensa organizada después de una reunión privada con Giammattei pusieron de relieve el desafío que representa la migración, un tema por el que Harris ha empezado a sostener pláticas sustanciales con los mandatarios de Guatemala y de México durante una gira de tres días por la región esta semana, su primera gira internacional como vicepresidenta.

“Quiero enfatizar que el objetivo de nuestro trabajo es ayudar a los guatemaltecos a encontrar la esperanza en casa”, dijo Harris. “Al mismo tiempo, quiero ser clara con la gente de esta región que piensa realizar el peligroso viaje a la frontera entre Estados Unidos y México: No vengan, no vengan”.

En el marco del viaje de Harris, el gobierno del presidente Joe Biden anunció que el Departamento de Justicia crearía un grupo de trabajo anticorrupción y otro para combatir el tráfico humano y el narcotráfico en la región. Harris también prometió un nuevo programa que estará enfocado en crear oportunidades educativas y económicas para las niñas de la región, entre otras iniciativas. Pero a pesar de las conversaciones sobre cooperación, el control de la corrupción y la mejora de las condiciones de vida en la región han sido problemas de larga data que los gobiernos anteriores no han podido resolver.

Una parte del desafío sigue siendo que, a pesar de esfuerzos de las autoridades estadounidenses, la corrupción apuntala a muchos de los gobiernos de la región. De hecho, el propio Giammattei ha enfrentado críticas por su gestión del asunto. El mes pasado, dos abogados críticos del gobierno de Giammattei fueron arrestados por cargos que, afirman, fueron fabricados para silenciarlos.

Y la selección de magistrados para la Corte de Constitucionalidad de Guatemala estuvo empañada por acusaciones de tráfico de influencia y corrupción. Giammattei designó a la secretaria general de la Presidencia para ocupar una de las cinco bancas del tribunal. Cuando Gloria Porras, una respetada fuerza en la lucha contra la corrupción, fue elegida para un segundo periodo, el Congreso dominado por el partido de Giammattei, se negó a aceptarla. El lunes, Giammattei no parecía muy dispuesto a abordar esos temas.

Cuando The Associated Press le preguntó sobre las críticas por su trabajo en materia de corrupción, Giammattei ignoró inicialmente la pregunta. Cuando se vio presionado por otro periodista para que respondiera a las denuncias en su contra, el mandatario pareció irritarse por el señalamiento de que el problema era culpa suya e insistió que no había ninguna acusación de corrupción en su contra. Afirmó que los narcotraficantes eran el mayor problema de corrupción en su país. Aun así, Harris expresó optimismo sobre su capacidad para trabajar juntos en torno al problema, y dijo a los reporteros que habían sostenido una conversación “muy franca y muy sincera” que incluyó “la importancia de la lucha contra la corrupción y la importancia de un poder judicial independiente”.

AP