“Iota” se fortalece a huracán categoría 5

MANAGUA, Nicaragua.- El huracán “IOTA” se ha intensificado rápidamente a un peligroso huracán de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson. Su centro se localiza al este de Nicaragua, y se prevé que ingrese sobre la costa norte de Nicaragua durante esta tarde o noche.

Había evacuaciones en marcha en zonas bajas de Nicaragua y Honduras cerca de la frontera entre ambos países, que parecía el lugar probable en el que tocaría tierra el meteoro. En la costa nicaragüense ya se notaban los vientos y la lluvia el domingo por la noche.

Iota se convirtió en huracán el domingo de madrugada y ganó fuerza con rapidez. Se esperaba que pasara sobre o cerca de la isla colombiana de Providencia durante la noche. El lunes por la mañana alcanzó la peligrosa categoría 5, y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que probablemente llegaría al territorio continental centroamericano el lunes por la noche.

Mostraba vientos máximos sostenidos de 230 kilómetros (145 millas) por hora el lunes de madrugada. Su centro se localiza sobre el Mar Caribe, a 160 km al este-sureste de Puerto Cabezas, Nicaragua, y a 840 km al sureste de Puerto Costa Maya, Quintana Roo. La rápida sucesión de meteoros ha atraído la atención al cambio climático, que según los científicos está causando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

En Honduras, las evacuaciones obligatorias comenzaron antes del fin de semana y para el domingo por la tarde se informó de 63.500 personas en 379 refugios sólo en la zona norteña, aunque todo el país estaba en alerta. Las autoridades nicaragüenses dijeron que para última hora de la tarde del domingo, unas 1.500 personas, casi la mitad de ellas niños, habían sido evacuadas de zonas de baja altitud en el nordeste del país, incluidos todos los habitantes de Cayo Misquitos. En la zona había 83.000 personas en peligro, según las autoridades.

El domingo en la noche comenzaron a registrarse fuertes vientos y lluvias en Bilwi, una localidad costera de Nicaragua en la que los habitantes acudieron presurosos a los mercados y ferreterías para abastecerse de cubiertas de plástico, clavos y otros materiales para reforzar sus viviendas, de la misma forma en que lo hicieron cuando el huracán Eta azotó el 3 de noviembre. Varios residentes de Bilwi expresaron preocupación de que sus viviendas no resistan a Iota, tan pronto tras el paso de Eta. La televisión local mostró a personas siendo evacuadas en balsas de madera con niños pequeños, perros y gallinas a bordo.