Francisco Sagast es el nuevo Presidente de Perú

LIMA, Perú.- Francisco Sagasti quedó con la vía despejada para convertirse en el nuevo presidente interino del Perú tras ser designado el lunes líder del Parlamento, luego de que su antecesor renunciara la víspera en medio de protestas que dejaron dos muertos y más de 100 heridos.

El ingeniero de 76 años será el cuarto presidente desde 2016 y sucederá a Manuel Merino, quien dimitió el domingo tras gobernar seis días entre manifestaciones de una magnitud no vista desde hace 20 años cuando los peruanos protestaban contra la corrupción del mandatario Alberto Fujimori (1990-2000). En un intento por mostrar cercanía con los ciudadanos, Sagasti salió del Palacio Legislativo y se acercó a pocos metros de los manifestantes, que lo saludaron a distancia e hicieron sonar sus bocinas. Merino no mostró un acercamiento así en su brevísimo gobierno.

Poco antes, en un discurso en el hemiciclo les pidió a los legisladores concentrarse en tareas “concretas” en los ocho meses que le restan al gobierno. Dijo que las protestas son “un poderosísimo llamado de atención” y que se debe “aceptar y encausar” la indignación juvenil. Sugirió mejorar las normas para prevenir la violencia en las protestas. La Fiscalía y fotografías de médicos de emergencias muestran que se usaron perdigones de plomo y canicas de vidrio.

“No bastó la pandemia, la crisis económica, la inseguridad… tuvimos que esperar la muerte de dos jóvenes para que nos caiga encima toda la enormidad de la situación que estamos viviendo”, dijo Sagasti en referencia a dos hombres que protestaban y murieron en choques con la policía.

Las autoridades médicas indicaron que Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, y Jordan Inti Sotelo Camargo, de 24 años, murieron por impactos de arma de fuego. Pintado recibió 10 perdigones de plomo en el cráneo, el rostro, el cuello, un brazo y el tórax, mientras que Sotelo cuatro disparos en el tórax. “Lo que está en juego es dar un primer paso a la reconstrucción de la confianza entre el pueblo y el Estado”, dijo Samuel Rotta, presidente del capítulo peruano de Transparencia Internacional.

Sagasti podría otorgar estabilidad al país, y ganar el apoyo del Congreso y de los manifestantes. Él y su bloque del centrista Partido Morado estuvieron entre 19 de 130 legisladores que votaron contra la destitución del entonces mandatario Martín Vizcarra. La crisis política de Perú empezó hace una semana cuando el Congreso destituyó por 105 votos al popular Vizcarra tras acusarlo de corrupción, pero sin pruebas concluyentes.

Merino, que era líder del Parlamento y orquestó la caída de Vizcarra, lo reemplazó. Pero al perder el apoyo de sus ministros y de los militares, Merino renunció el domingo tras una semana de protestas consecutivas que evocaron las ocurridas en Chile y otras de la región.

En medio del vacío de poder, los legisladores no lograron elegir al nuevo mandatario hasta que alcanzaron un consenso con Sagasti a la cabeza. Sagasti fue elegido en una lista única y consensuada. De acuerdo con la ley, al no existir presidente, ni vicepresidente, ni segundo vicepresidente entonces el líder del Parlamento se convierte en mandatario.

El político trabajó en el Banco Mundial y las Naciones Unidas, y fue asesor en gobiernos peruanos. Tiene un doctorado en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania. Fue uno de los rehenes de un secuestro masivo ejecutado por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru en la residencia del embajador japonés en 1996.

AP