Familias entierran a niños que murieron en la explosión frente a escuela

KABUL.- Las familias afganas han estado enterrando a sus hijos que murieron en explosiones frente a una escuela secundaria en la capital, Kabul, el sábado.

Ahora se sabe que más de 60 personas, en su mayoría niñas, murieron en el ataque que afectó a los estudiantes cuando salían de clase. Nadie ha admitido haber llevado a cabo el ataque en Dasht-e-Barchi, un área a menudo golpeada por militantes islamistas sunitas.

El gobierno afgano culpó a los militantes talibanes por el ataque, pero el grupo negó su participación. El objetivo exacto del derramamiento de sangre del sábado no está claro. Las explosiones se producen en un contexto de aumento de la violencia, ya que Estados Unidos busca retirar todas sus tropas de Afganistán antes del 11 de septiembre.

El vecindario en el oeste de Kabul donde ocurrieron las explosiones es el hogar de muchos miembros de la comunidad minoritaria Hazara, que son de ascendencia mongol y centroasiática y son principalmente musulmanes chiítas. Hace casi exactamente un año, una unidad de maternidad en el hospital local fue atacada, dejando 24 mujeres, niños y bebés muertos.

Heather Barr, que trabaja para Human Rights Watch, tuiteó una serie de videos y fotos de lo que dijo que era la escuela en Kabul, incluido un recorrido por el sitio ofrecido por uno de los estudiantes. Barr dijo que el grupo había filmado un documental allí en 2017.

La ganadora del Premio Nobel y activista Malala Yousafzai, a quien los talibanes le dispararon en la cabeza en 2012, publicó en Twitter sobre el “horrendo ataque”. “Mi corazón está con las familias de las víctimas de la escuela de Kabul”, escribió.

Los primeros entierros tuvieron lugar en el “Cementerio de los Mártires”, donde descansan las víctimas de Hazara. Los dolientes en estado de shock vieron con dolor cómo los cuerpos de las niñas en ataúdes de madera eran depositados en las tumbas, informó la agencia de noticias AFP.

BBC