Pentágono castiga a 14 mandos de la base militar de Fort Hood

ESTADOS UNIDOS.- El secretario del Ejército, Ryan D. McCarthy, anunció el despido o suspensión de 14 oficiales de Fort Hood como resultado de la investigación independiente sobre los fallos en los procedimientos para atender denuncias de acoso sexual, asesinatos y suicidios en la base texana, que salieron a la luz tras el asesinato de la soldado latina Vanessa Guillén, además de otros militares.

“Los problemas en Fort Hood tienen que ver con falta de liderazgo, estoy profundamente decepcionado por esa falta de liderazgo, no actuaron cuando se denunciaron acusaciones de asalto y abuso sexual”, lamentó McCarthy.

El clima de mando en la base militar creó un “ambiente permisivo para la agresión sexual y el acoso sexual”, detalla el informe. Estas acciones administrativas pueden desencadenar otra serie de investigaciones y más sanciones, desde una simple carta de amonestación hasta una baja militar.

Eso es lo que ocurrió con el soldado Gregory Wedel Morales, de 23 años, y que desapareció en agosto de 2019. Sus restos fueron hallados en Killeen, Texas, a las afueras de la base, 10 meses después y mientras se buscaba a Vanessa Guillén. La familia se quejó de la falta de apoyo del Ejército cuando Wedel Morales no volvió a presentarse en la base.

McCarthy dijo en rueda de prensa que el nuevo protocolo de soldados desaparecidos se activará en las primeras 48 horas sin noticias del militar y se coordinará con la familia, algo que a menudo no pasaba hasta ahora. En los últimos meses, el Pentágono ha cuestionado si existe un ambiente tóxico en la base y se ha comprometido a depurar responsabilidades. Al menos 26 soldados de Fort Hood murieron en los primeros ocho meses del año, según estadísticas militares.

Noticieros Telemundo