Más de mil fallecimientos por coronavirus los últimos 5 días en California

LOS ÁNGELES, California.- El número de muertes por coronavirus en California alcanzó otro hito aterrador y muchos de sus hospitales se están quedando sin camas y equipos para tratar los casos más graves. California también ha registrado la mayor cantidad de casos en Estados Unidos, con más de 1,7 millones confirmados, una cifra casi igual a la de España y sólo superada por ocho países.

El número total de decesos por la pandemia en el estado es ahora de 21.860. Las autoridades de salud de California reportaron la víspera un récord de 379 muertes por coronavirus en un día y más de 52 mil nuevos casos confirmados. Las cifras significan que el estado ha visto más de 1.000 muertes en los últimos cinco días y casi 106.000 casos en sólo dos días.

Más de 16 mil personas están hospitalizadas con coronavirus en todo el estado, más del triple de las que había hace un mes. La situación está complicando la atención a los pacientes que no tienen el virus del COVID-19. “Es casi todo COVID”, dijo Arlene Brion, terapeuta respiratoria del Hospital Regional Fountain Valley en el condado de Orange, donde le asignaron seis o siete pacientes en lugar de los habituales uno a tres. “Probablemente hay dos áreas que están limpias, pero todos creemos que al final todo será COVID”.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, reveló que su hija de 9 años tiene el virus y que se está recuperando con síntomas leves, mientras que él y su esposa dieron negativo. Toda la familia está en cuarentena.

Garcetti hizo una advertencia dura a los residentes de la ciudad, advirtiendo que dentro de unos días el condado de Los Ángeles podría declarar una crisis en todo el sistema, con todos los hospitales sin espacio y el personal habitual. Los hospitales planean ahora identificar ciertas zonas, como los estacionamientos y las salas de conferencias, que pueden ser usadas para el cuidado de los pacientes.

El alcalde recordó a los residentes que el estado había ordenado 5.000 bolsas adicionales para cadáveres y que tiene decenas de camiones refrigerados listos para ser usados como morgues temporales para manejar el exceso de cuerpos, pues su cifra rebasa la capacidad de las morgues existentes.

La mayoría de los habitantes del estado están bajo órdenes de cuarentena. El condado Los Ángeles, que alberga a 10 millones de personas, tiene 2.500 camas de cuidados intensivos, pero en menos de un mes probablemente necesitará más, indicó la doctora Christina Ghaly, directora de salud de ese condado.

El aumento masivo de infecciones comenzó en octubre y se cree en gran medida que fue causado por las personas que ignoran las medidas de seguridad y que siguen relacionándose normalmente con los demás. Más recientemente, los funcionarios de salud dijeron que han visto casos derivados de reuniones durante Halloween y el Día de Acción de Gracias y han rogado a los residentes que eviten reunirse con personas de otros hogares en Navidad y Año Nuevo.

Según lo que se sabe acerca de la transmisión del COVID-19, la “devastación que estamos experimentando ahora” se debe a que las personas infectadas están en contacto cercano o directo con otra persona o grupo el tiempo suficiente para infectarlos, dijo el doctor Muntu Davis, el funcionario a cargo de salud del condado de Los Ángeles.

Las ambulancias están amontonándose frente a las salas de emergencia y las carpas para clasificar a los enfermos están aumentando al convertirse el estado en el epicentro más reciente del brote de coronavirus en Estados Unidos. “He visto más muertes en los últimos nueve meses en mi unidad de terapia intensiva de las que he visto en mi carrera de 20 años”, dijo Amy Arlund, enfermera en el Centro Médico Kaiser Permanente de Fresno.

Si bien el repunte del virus ha llevado a los hospitales de otras partes del país al límite en las últimas semanas, la crisis está empeorando a una velocidad alarmante en California, incluso después de que esta semana empezó una campaña de inoculación a nivel nacional contra el COVID-19 y se prevé que pronto se lance una segunda vacuna, lo que ha impulsado la esperanza de vencer la enfermedad.

Los pacientes están siendo atendidos en varios sitios que se están desbordando, incluido un exestadio de la NBA en Sacramento, una antigua prisión y el gimnasio de una universidad. Los sitios donde se piensa llevar enfermos en caso de ser necesario incluyen una tienda Sears vacía en el condado Riverside.

La doctora Nasim Afsar, directora operativa en UCI Health en el condado Orange, describió un flujo implacable de pacientes, muchos de los cuales tienen que quedarse esperando en la sala de emergencias hasta que haya una cama disponible en otra parte del hospital. “Todos los días trabajamos y damos de alta a un número apropiado de personas, y al siguiente día todas esas camas están ocupadas de nuevo”, comentó.

Denise Whitfield, doctora de urgencias en el Centro Médico Harbor-UCLA, dijo que los paramédicos de las ambulancias se quedan esperando a que los pacientes sean atendidos. “En los últimos nueve meses que hemos estado lidiando con esta pandemia de COVID, puedo decir que ha sido lo peor que he visto en cuanto a la capacidad de atender a nuestros pacientes”, comentó.

AP