Estado de emergencia en Wisconsin ante protestas por agresión policial a Jacob Blake

WISCONSIN, Estados Unidos.- Jacob Blake afroamericano que el pasado domingo recibió al menos 7 disparos por parte de un policía de la ciudad de Kenosha Wisconsin, ha estado luchando por su vida, declaró este 25 de agosto su madre, mientras que los abogados de la familia señalaron que el hombre de momento se encuentra paralizado, después de que balas dañaran su columna vertebral.

Blake, aparentemente desarmado y sin mostrar actitudes agresivas, fue baleado alrededor de las 17:00 del pasado domingo, hora local, mientras los agentes respondían a un “incidente doméstico”.

El Departamento de Policía de Kenosha no ha dado explicaciones al respecto. El lunes, el Departamento de Justicia del estado dijo que los oficiales involucrados en el incidente habían sido puestos en licencia administrativa.

Está paralizado de la cintura para abajo como consecuencia de los impactos de bala, anunció su padre. Los médicos aún no saben si la lesión es permanente, dijo Jacob Blake, que se llama igual que su hijo. Jacob Blake había hablado con su hijo en la mañana del día del incidente. Horas después, el hombre se enteró que había recibido varios disparos y vio el video ahora que es viral.

Un día después del incidente, edificios, carros y otros edificios en llamas, presunto uso de gases lacrimógenos por parte de la policía, despliegue de la Guardia Nacional, toque de queda y, sobre todo, mucha, mucha rabia e indignación es el ambiente que se respira en el lugar donde se produjo el altercado de los agentes con Blake. El gobernador Tony Evers, quien pidió no olvidar la razón por la que las protestas habían iniciado, declaró un estado de emergencia en Wisconsin, que le permitirá a la Guardia Nacional proteger la infraestructura y el personal de los servicios de emergencias en medio de los disturbios.