Desalojan más de 300 hogares por fuga de aguas residuales tóxicas en Florida

MIAMI, Florida.- Los equipos de emergencia en Florida han estado trabajando para prevenir una inundación “catastrófica” después de que se encontró una fuga en una gran reserva de aguas residuales tóxicas.

Se han evacuado más de 300 hogares cerca de la bahía de Tampa y se ha cerrado una carretera cerca del embalse de Piney Point. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el estado de emergencia el sábado. El domingo, dijo que el agua era “principalmente agua salada” de un proyecto de dragado mezclado con “agua de proceso heredada y escorrentía de aguas pluviales”. Agregó que el agua no era radiactiva, como se temía, y que la prioridad era evitar una “verdadera situación catastrófica de inundación”.

Las autoridades dijeron que el depósito de 77 acres (31 hectáreas) contiene millones de galones de agua que contienen fósforo y nitrógeno de una antigua planta de fosfato. El estanque donde se encontró la fuga está en una pila de yeso fosforado, un producto de desecho radiactivo de la fabricación de fertilizantes. Los intentos de reparar la fuga el viernes por la noche, tapando el agujero con rocas y otros materiales, no tuvieron éxito.

Declarar el estado de emergencia permitió que se liberaran fondos para enviar más bombas y grúas al área. El domingo, DeSantis dijo que los trabajadores de emergencia, asistidos por la Guardia Nacional de Florida, estaban bombeando agua del estanque a un ritmo de 33 millones de galones por día. Otros trabajadores han estado trazando el camino para controlar el flujo del agua.

El administrador del condado de Manatee, Scott Hopes, dijo en una conferencia de prensa el sábado que existía la preocupación de que el agua pudiera inundar el área, que es principalmente agrícola. “Estamos hablando del potencial de alrededor de 600 millones de galones (2,3 mil millones de litros) en cuestión de segundos y minutos, dejando esa piscina de retención y dando la vuelta al área circundante”, dijo.

Para el domingo, sin embargo, se mostró más optimista y dijo a los periodistas que la situación debería estar en “una posición mucho mejor” para el martes. Pero también advirtió que “todavía no estamos fuera de la zona crítica”. El grupo de conservación nacional Centro para la Diversidad Biológica también emitió un comunicado pidiendo la intervención de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

“Los funcionarios federales deben limpiar este desastre que la industria de fertilizantes ha arrojado a las comunidades de Florida y detener de inmediato la producción de yeso fosforado”, dijo Jaclyn López, directora de Florida de la organización.

BBC