Declaran culpable a ex policía por muerte de George Floyd

MINNEAPOLIS, Minnesota.- El ex agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin fue declarado culpable el martes de tres cargos de homicidio por la muerte de George Floyd, un caso que desencadenó protestas y violencia en todo el mundo, así como un replanteamiento sobre el racismo y la actuación policial en Estados Unidos.

Chauvin, de 45 años, podría pasar décadas en prisión. Tras conocerse el veredicto, cientos de personas salieron a celebrar en las calles aledañas del centro de la ciudad. Los conductores tocaban las bocinas de sus autos y los peatones corrían entre el tráfico ondeando banderas. Los familiares de Floyd se reunieron en una sala de conferencias de Minneapolis y se les pudo escuchar desde la habitación contigua cuando celebraban al escuchar el veredicto.

El jurado integrado por seis personas de raza blanca y seis de raza negra o mestizos, rindió su veredicto el martes después de deliberar unas 10 horas durante dos días. Chauvin fue declarado culpable de tres cargos: homicidio involuntario, homicidio doloso en tercer grado y homicidio no premeditado en segundo grado. Su rostro estaba cubierto con una mascarilla como medida de prevención contra el COVID-19, por lo que no se pudo observar su reacción, fuera de sus ojos que recorrían el juzgado.

De inmediato se le revocó la fianza y fue retirado de la sala con las manos esposadas detrás de la espalda. Se le dictará sentencia en dos meses. Mientras el juez preguntaba al jurado si habían llegado a un veredicto, el suspenso se apoderó de las cerca de 300 personas reunidas en un parque aledaño al juzgado, donde escuchaban el proceso en sus celulares. Cuando se anunció el veredicto final de culpable, la multitud estalló en júbilo, muchos de ellos se abrazaron y otros más rompieron en llanto.

En la esquina en la que Floyd fue sometido, una multitud entonó consignas de “¡Uno menos, faltan tres!”, en referencia a los otros tres agentes despedidos por la policía de Minneapolis y que serán llevados a juicio en agosto por cargos de complicidad en el homicidio de Floyd. Whitney Lewis asomó la mitad de su cuerpo por la ventana de un auto y ondeó una bandera de Black Lives Matter en medio del embotellamiento causado por las personas que celebraban el veredicto. “Se hizo justicia”, dijo. “Significa que George Floyd ya puede descansar”.

El veredicto se leyó en un juzgado rodeado de barreras de concreto y alambre de púas, y patrullado por la Guardia Nacional, en una ciudad en vilo ante la posibilidad de nuevos disturbios, no sólo por el caso de Chauvin, sino también por la muerte de otro joven de raza negra: Daunte Wright, a manos de la policía el pasado 11 de abril en un suburbio de Minneapolis.

Las identidades de los jurados se mantuvieron en secreto y no se darán a conocer hasta que el juez decida que es seguro hacerlo. Floyd, de 46 años, murió el 25 de mayo después de ser arrestado bajo sospecha de pagar una cajetilla de cigarrillos con un billete falso de 20 dólares en un minisúper. Entró en pánico, aseguró que era claustrofóbico y forcejeó con los agentes cuando intentaron introducirlo en la patrulla. Fue sometido contra el suelo.

La pieza central del caso fue el video que captó un testigo y en el que se ve a Floyd diciendo en repetidas ocasiones “no puedo respirar”, mientras las personas reunidas alrededor de la escena le gritaban a Chauvin que dejara de presionar su rodilla contra el cuello de Floyd durante cerca de nueve minutos y medio, según las autoridades. Floyd fue perdiendo el conocimiento poco a poco.

AP