Rafael Amaya se responsabiliza de sus acciones: no fue el personaje, fui yo

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuestionado sobre su rehabilitación y la relación que guardó su interpretación como Aurelio, uno de los personajes de “El Señor de los cielos” con su adicción a las drogas, Rafael Amaya deslindó su trabajo con sus actuar.

Destacó que es lo suficientemente profesional para separarse del papel del narco y poder seguir desarrollándose como individuo fuera de las pantalla.

Aseguró que la mayor parte de sus complejos y problemas fueron derivados de su ego, el materialismo y el sentirse como una persona superior.

No se arrepiente de haber interpretado al capo, pues además de proyección, le permitió darse cuenta de lo fuerte que es y, parafraseando sus palabras, renacer de sus cenizas.

De esta forma, aseguró que todo lo que realizó en vida lo hizo por su propia cuenta bajo la ignorancia de no saber cómo debía protegerse y actuar ante la fama.

El actor dijo en entrevista para el programa “Hoy Día” que si hubiera un curso para aprender a lidiar con tanta atención lo hubiera tomado sin ningún problema y agregó que no entendía muchas cosas de la vida cuando el espectáculo lo convirtió en una figura reconocida.

Indicó que tenía problemas previos en su vida, los cuales no reconocía y ocasionaron que se equivocara constantemente a lo largo de los años al punto de que tuvo que pasar por rehabilitación.

No hay manuales para vivir una vida perfecta, me equivoqué y lo bueno es que me rodeé de gente que me pudo ayudar, que me pudo sacar de ese hoyo, de ese abismo”, dijo. 

Todo este trayecto, indicó, lo ha llevado a encontrar otro tipo de éxito, el cual está ligado a estar junto con las personas que ama, recuperar su salud y además continuar con trabajo.

El intérprete participará ahora en “Malverde”, una producción que también hablará del narcotráfico. Definió este nuevo papel como una segunda oportunidad que le dio Telemundo para seguir demostrando su valía en el set.

HERALDO DE MÉXICO