Pablo Lyle también enfrenta demanda civil por “daño emocional”

MIAMI, Florida.- El actor mexicano Pablo Lyle, quien será juzgado a partir de junio en Miami por homicidio involuntario a causa de la muerte de un hombre al que golpeó en una discusión, se enfrenta ahora además a una demanda civil del hijo del fallecido, quien le reclama 15,000 dólares por daño emocional.  

Según recogen este jueves distintos medios en Miami, Juan Ricardo Hernández-Hernández, el hijo del hombre que murió en un hospital a los cuatro días de recibir un puñetazo de Lyle, demandó también al cuñado del actor, Lucas Delfino. 

El cuñado conducía el vehículo en el que viajaba el actor con su hijo camino del aeropuerto de Miami el 31 de marzo de 2019 cuando se produjo el altercado en el que Lyle golpeó al cubano Juan Ricardo Hernández, de 63 años. 

En un semáforo el cubano se bajó para recriminar a Delfino por una maniobra que había hecho y, en medio de esa discusión, Lyle salió del carro y golpeó a Hernández, quien, de acuerdo a las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana, se desplomó al instante. 

El sexagenario murió el 4 de abril de 2019 en un hospital. 

Un informe forense del condado de Miami-Dade reveló que Hernández murió a raíz de “complicaciones por trauma contundente en la cabeza” e indicó “homicidio” como probable causa de la muerte. 

El hijo del fallecido reclama 15.00 dólares debido a los “severos daños emocionales” y el “sufrimiento causado por la violenta muerte de su padre”, según Telemundo. 

Univision dijo que también alegó en la demanda el hecho de que tuvo que utilizar la herencia que su padre le dejó para pagar los gastos médicos y el entierro, señaló Univision. 

Conocido por su actuación en telenovelas como “La sombra del pasado” o “Corazón que miente”, Lyle está bajo arresto domiciliario en Miami a la espera de un juicio que comenzará el 17 de junio si no hay nuevos cambios. 

La defensa de Lyle apeló en agosto del año pasado sin éxito un fallo de primera instancia, del juez Alan Fine, que le negó aplicar a su caso una ley de defensa propia de Florida conocida como “Stand Your Ground” (Quédate donde estás) que le salvaría de ir a juicio. 

Dicha ley, vigente desde 2005 en el estado, permite a una persona que considere que está en riesgo de morir o sufrir daño físico grave el uso de una “fuerza mortal” simplemente permaneciendo donde está, es decir, sin tratar de huir del peligro. 

La corte de Apelación sin embargo consideró que no hubo “ningún error legal por parte del tribunal de primera instancia en su aplicación de la ley”, según documentos a los que Efe tuvo acceso. 

En una de las audiencias Lyle dijo que pensó que Hernández podía tener un arma: “sentí pánico, pensé que podía perder a mi familia”. 

El actor, casado con Ana Araújo, con quien tiene un hijo, fue detenido el 31 de marzo de 2019, poco después de los hechos, y quedó en un primer momento en libertad condicional con una fianza de 5,000 dólares. 

Tras la muerte de Hernández, fue acusado de homicidio involuntario y puesto en arresto domiciliario. 

EFE