“Monarca” pone el dedo en la llaga de México: la corrupción

CIUDAD DE MÉXICO.- ¿Se puede buscar un bien común o mayor corrompiendo la ley e incluso aliándose con políticos corruptos y narcotraficantes? Irene Azuela cree que no, pero es algo que se ha vivido en México diariamente durante décadas.

La actriz, quien en la serie “Monarca” da vida a Ana María, una recta periodista que se queda a cargo del negocio tequilero de la familia, quien en el camino a limpiar la empresa de su padre tendrá que hacer cosas poco éticas y hasta ilegales en pro del bien familiar, considera que en la mayoría de las ocasiones, la rectitud, moralidad, honestidad y honradez quedan en segundo plano cuando la seguridad de cada individuo se ve en riesgo.

“Algo por lo que esta historia le gusta al público es porque los personajes están redefiniendo todo el tiempo sus valores de familia, de traición del amor, de lealtad, de venganza. Ana María todo el tiempo pone en una balanza, ¿qué importa más, el fin último o la manera de llegar a este? Lo que mas me gustó de esta temporada es que ella hará cosas que son éticamente incorrectas por conseguir otras y me parece que eso es muy del ser humano”, indica.

En la temporada, que estrena el viernes a través de Netflix, la serie regresa enmarcada en un contexto político en el que los personajes en el poder están coludidos con la delincuencia organizada, en donde Ana María busca desligarse de ellos al inicio e incluso le dice a un político corrupto: “la gente está hasta la madre de rateros como tú en el poder”, a lo que el servidor público responde: “si estuviera hasta la madre de políticos como yo, ya no estaríamos en el poder”.

Este diálogo, para Irene, tiene mucho peso, pues por un lado habla mucho de la situación que se puede llegar a vivir en el país, pero también de una nueva manera de hacer tv en donde se puede hablar de manera más libre de lo que acontece en el país.

“Es gente que comienza su campaña o su inicio en la vida política con estandartes que poco tienen que ver con una intención personal de llevar este país a un bien mayor, a un bien común. Es increíble tener ese tipo de textos en la serie, son esas ganas de decirle a esos políticos lo que pensamos, pues es que sí, son todos unos pinches mañosos”, dice.

EL UNIVERSAL