Marisol González sale en defensa de Lupita Jones, tras guerra de declaraciones

CIUDAD DE MÉXICO.- Marisol González asegura que su convivencia con Lupita Jones fue de lo mejor, mientras formó parte de Nuestra Belleza México, contrario a lo que han declarado otras modelos que han participado en algún certamen de belleza organizado por la directora del certamen nacional.

Marisol fue nombrada Nuestra Belleza México en 2002 y representó a México en el concurso Miss Universo en 2003, realizado en la ciudad de Panamá. Y afirma, tanto en su paso por el concurso mexicano como durante su preparación, lo único que recibió fueron buenos tratos.

“Yo siempre voy a hablar de mi experiencia personal con Lupita y, conmigo, fue maravillosa. Yo no tengo nada negativo qué decir sobre ella, por más que muchas están sacando experiencias.

“En mi caso no fue así, de hecho, siempre que ha pasado algo con Lupita siempre la he defendido”, aseguró Marisol durante su encuentro con la prensa a su salida del programa Hoy.

Al respecto de lo que han dicho otras modelos en contra de Jones , González explicó: “No sé a detalle la experiencia de cada quien, y como dicen, cada quien habla como le va en la feria; a mí me fue muy bien con Lupita.

“Por eso digo, en mi experiencia lo que yo puedo hablar sobre ella es positivo, siempre fue conmigo y con mi familia muy linda, incluso después del concurso, ella siempre me apoyó, me guiaba. Me acompañó en su momento con el señor (Eugenio) Cobo para (entrar al) CEA, o sea, siempre estuvo antes y después conmigo”, aseguró Marisol.

Sobre las declaraciones de Lupita en contra de otras modelos, González dijo: “Se me hace un poco raro que se haya salido de control porque ella no es así. Siempre ha sido una mujer de carácter, era una mujer que entraba y decías: ‘Ay, Lupita’, pero así es su carácter”.

En cambio, Luz Elena González, tercer lugar en Nuestra Belleza 1994, dijo al programa Aquí contigo que mientras vivió en “la casa de la reinas”, el departamento donde vivían las chicas que habían ganado los primeros lugares de Nuestra Belleza, no la dejaba tomar “ni un vaso con agua.

“En ese tiempo estaba su ex cuñada; yo me quedé ahí y me dijeron: ‘Sólo puedes (vivir ahí) dos meses’. Cuando llegué las reglas fueron muy claras: el cuarto de la cuñada siempre estaba cerrado con llave, sólo podía hablar por teléfono mis papás en la noche o muy temprano en la mañana. No podía tocar nada que hubiese en el refrigerador porque no era mío, ni agua; tenía yo que comprarlo”, aseguró Luz.

QUIEN