Cate Blanchett en el papel de la antifeminista en Mrs. America

LOS ÁNGELES, California.- La actriz Cate Blanchett nunca ha sido de las que hacen elecciones obvias. Su primer papel fuera de la pantalla grande es la de una líder de culto en el drama Desplazados (Stateless). Mientras en el segundo interpreta a Phyllis Schlafly, una antifeminista de la vida real, en la serie Mrs. America.

Blanchett aceptó el papel de Phyllis Schlafly porque considera que es una señal que marca nuestros tiempos terribles. De alguna forma, creo que representa toda una manera de pensar en Estados Unidos que tiene que ser conocida.

La australiana, ganadora del Óscar, cree que aunque se trata de algo que la hace sentir triste, también me ha animado. Para mí, esa es la importancia de la serie: mantener la conversación viva, ¿qué es tan aterrador acerca de la equidad?, preguntó.

Schlafly atacó a las mujeres profesionistas y los derechos reproductivos, enseñó a esposas a someterse a sus maridos y, desde su organización Eagle Forum, promovió la misoginia. Esta ama de casa de los años 70 se volvió una líder conservadora y aliada de Ronald Reagan. Incluso Donald Trump asistió al funeral de Phyllis, en 2016.

Enmienda de igualdad

Para Blanchett, contar su historia es una forma de trazar los pasos de cómo Estados Unidos llegó a dónde está ahora, especialmente sobre los derechos de las mujeres. La segunda ola feminista se unió para la Enmienda de Igualdad de Derechos desde que la idea nació en 1923. Lo que significaba libre decisión en torno al aborto, los mismos derechos de divorcio que los hombres, así como derechos de propiedad y paga igualitaria.

La enmienda pasó al Congreso en 1972, pero necesitaba ser ratificada por al menos 38 estados para que pudiera formar parte de la constitución. Había logrado 30 cuando Schlafly lanzó su campaña en contra, bloqueando la libertad de las mujeres y abriendo paso al crecimiento de los cristianos de extrema derecha. Hasta ahora no ha logrado llegar a la carta magna.

Por ello es que Mrs. America es tan relevante hoy día. En una época en que las mujeres siguen ganando 20 por ciento menos que los hombres. ¿El hombre que se sienta en la silla presidencial no ha dicho que en este momento eso no vaya a suceder?, afirmó la actriz.

Claro que lo hicieron, incluso aunque ella no estaba establecida y no era muy conocida. Ellas subestimaron sus capacidades, su resistencia y su habilidad de simplificar un mensaje, respondió.

El mensaje era convertir al feminismo en una retórica antifamiliar, y definitivamente se basaba en el miedo. Fue capaz de infundirlo en las amas de casa, diciendo que su mundo, sus vidas que pasaron protegiendo y defendiendo, iban a ser destrozadas por las feministas.

Para otros de los actores, la conversación también rebasa la pantalla. “A menudo nos sentábamos a platicar en el set; decíamos: ‘seguimos hablando sobre las mismas cosas en 2019, cuando la grabamos, como lo hacían en 1970’. Así que era muy surreal que siguiéramos hablando de derechos reproductivos y paga equitativa, los asuntos que la serie aborda”, sostuvo la actriz Rose Byrne, quien interpreta a la activista Gloria Steinem.

Atención a las olvidadas

Mrs. America no es sólo sobre el contraste entre el presente y el pasado, o las luchas feministas, está pensada para dar voz a quienes no han sido escuchados. Mientras gran parte de la segunda ola feminista se centró en las mujeres blancas, la serie también da atención a las feministas afroestadunidenses olvidadas como Flo Kennedy, quien señaló el racismo, la discriminación, el clasismo y el sexismo de la sociedad de Estados Unidos.

Bueno, creo que está en la mente de todos la noción de igualdad. Para muchos, se trata de un momento muy doloroso en la historia humana. La única oportunidad aquí es reimaginar nuestro camino hacia un futuro más inclusivo en el que los gobiernos trabajen para todos los ciudadanos. Creo que la Enmienda de Igualdad de Derechos apunta a esa posibilidad, destacó Blanchett.

Ahora la actriz australiana también incursiona como cocreadora y coproductora en Desplazados, una serie que se estrenó ayer en Netflix y que está inspirada en el endurecimiento de la política migratoria de su país, la cual desde 2012 ubica en islas fuera de su territorio a los inmigrantes interceptados en alta mar.

Para Blanchett no se trata de una serie sobre política, sino de mostrar el drama humano detrás de la política. La actriz, quien es además embajadora de buena voluntad de la Acnur –agencia de la ONU para los refugiados–, espera generar empatía y comprensión hacia las personas que viven en esa situación.

“Vivimos en un mundo donde alrededor del uno por ciento de la humanidad está desplazada como resultado de un conflicto o persecución. A través de Desplazados, espero incitar a las personas a repensar cómo ellos y todos respondemos a la actual crisis para entender lo que significa perder el hogar, el país, la identidad, hacer que la gente se identifique y haga preguntas”, indicó.

Además de coproducir la serie, Cate Blanchett hace una aparición.

LA JORNADA