A 17 años de su muerte, Celia Cruz sigue presente a través de su música

Hoy sus admiradores ya no disfrutan de su “azúcar”, su dulce grito en los escenarios con el que enloquecía a las masas.

CIUDAD DE MÉXICO.- En un día como hoy se cumple el décimo séptimo aniversario de la muerte, Celia Cruz, la indiscutible reina de la salsa, quien sigue más viva que nunca en el legado eterno de su música y entre sus millones de fanáticos de todo el mundo.

La voz más icónica de la música cubana se apagó un 16 de julio de 2003, a sus 78 años y tras una intensa batalla contra el cáncer. Para ese entonces, su extrovertida personalidad, su carisma y su poderosa presencia en los escenarios al grito de “¡Azúcar!” habían logrado sobrepasar las fronteras de la cultura hispanoparlante.

En la conmemoración de su muerte, como tradición la comunidad latina en Estados Unidos prepara distintos actos de homenaje que incluyen la exhibición de sus vestidos, sus coloridas pelucas y otros artículos en New York, Miami y Washington.

Hace 17 años, los seguidores de Celia Cruz lloraron en todo el mundo, porque ella, con su extrovertida personalidad, su carisma y su poderosa voz, sobrepasó fronteras más allá del mundo hispanohablante.

Hoy sus admiradores ya no disfrutan de su “azúcar”, su dulce grito en los escenarios con el que enloquecía a las masas, y ya no la ven con su inseparable “cabecita de algodón”, como le llamaban cariñosamente a su marido Pedro Knight.

Celia Cruz nació en La Habana, Cuba, el 21 de octubre de 1925. Falleció en su casa de Fort Lee, Nueva Jersey, el 16 de julio del 2003, víctima de cáncer cerebral.

Celia Cruz comenzó su carrera en La hora del té, un programa muy popular de la radio cubana donde interpretó el tango Nostalgia, en 1948. Pero no fue hasta su incorporación a la orquesta Sonora Matancera, dos años después, en que obtuvo el rango de estrella internacional.

La trayectoria de la cantante incluye 78 producciones discográficas, buena parte ellas grabadas con la Fania All Star, la agrupación que renovó la salsa a nivel mundial; ocho premios GRAMMY; doctorados Honoris Causa de la Universidad de Yale, la Universidad de Miami y Florida International University; películas y más de 6000 conciertos al rededor del mundo.

EL INFORMADOR