Un Día Como Hoy en el Béisbol: Celebramos la loca historia de los juegos sin hits

Un día como hoy en 2015, Chris Heston de los Giants lanzó un partido sin hits

ESTADOS UNIDOS.- Ganó 12 juegos ese año, 13 en total en su carrera, pero sí logró hacer lo que Grover Alexander, Roger Clemens y Greg Maddux, que ganaron de forma combinada 1,082 partidos en MLB, nunca pudieron hacer. Así que, en honor de Heston y Bud Smith y Mike Warren y las 303 veces que ha ocurrido, hoy celebramos el juego sin hits o ‘no hitter’.

Mike Witt de los Angelinos lanzó un juego perfecto en el último día de la temporada de 1984. El out final de ese juego fue el bateador emergente de los Rangers Marv Foley. Fue el último turno al bate de su carrera en las Grandes Ligas. George Wright de los Rangers se fue de 0 por 3 con tres ponches en ese juego, terminando una temporada difícil para él. Le pregunté qué iba a hacer en la temporada baja. “Cambiar mi nombre”, dijo, “y mudarme a África”.

En 1940, Bob Feller lanzó el único juego sin hits que ha ocurrido en un Día Inaugural.

Jim Maloney tiene la mayor cantidad de bases por bolas (10) en un juego sin hits.

En 1953, Bobo Holloman de los St. Louis Browns, un relevista que iba camino a las ligas menores, tuvo una apertura de emergencia y lanzó un juego sin hits. Haría cinco aperturas más el resto de su carrera; terminaría con tres victorias de por vida. Fue el primer juego sin hits lanzado por un lanzador de los Browns desde Bobo Newsom 19 años antes. Dos Bobos, con 19 años de diferencia.

Los Padres nunca han tenido un juego sin hits desde su creación en 1969. Desde entonces, ha habido 136 juegos sin hits. Los Ángeles y los Astros han tenido la mayor cantidad, con 10.

El juego perfecto de Phil Humber en 2012 fue el único juego completo de su carrera.

Tony Peña tiene la mayor cantidad de juegos como receptor (1,950) sin haber participado nunca en un juego sin hits.

En 1994, Kent Mercker de los Bravos dejó sin hits a los Dodgers en el Dodger Stadium. Al día siguiente, me dijo: “Me quedé despierto toda la noche viendo lo más destacado en CNN Headline News cada 20 minutos”.

En el juego sin hits de Edwin Jackson en 2010, se enfrentó a 36 bateadores, empatado con la tercera mayor cantidad de bateadores enfrentados en un juego sin hits desde 1954. (El récord es 40). Lanzó 79 strikes, 70 bolas, que es la mayor cantidad de bolas malas lanzadas por un lanzador en cualquier juego en 10 años. Otorgó ocho bases por bolas. Jason Bartlett fue el último out de ese juego sin hits. Era la segunda vez que hacía el último out de un juego sin hits o perfecto. Ted Williams y Hank Aaron hicieron el último out de dos juegos sin hits.

El juego perfecto de Mark Buehrle en 2009 tuvo como receptor a Ramón Castro, el primer juego perfecto en el que el receptor recibía al lanzador por primera vez.

El 17 de septiembre de 1968, Gaylord Perry de los Gigantes dejó sin imparables a los Cardenales. Al día siguiente, Ray Washburn de los Cardenales dejó sin hits a los Gigantes.

Cuatro Phillies se combinaron para lograr un juego sin hits contra los Bravos en 2014. El segundo lanzador del juego, Jake Diekman, quien entró en la séptima entrada, dijo que no sabía que los Bravos no tenían hits cuando entró al juego.

En 1991, Nolan Ryan lanzó su séptimo y último juego sin hits. Tenía 44 años. Sus amigos y familiares lo esperaban después del partido para celebrar, pero antes de celebrarlo, se montó en una bicicleta estática durante 45 minutos porque eso era lo que hacía después de cada apertura. Y no importaba que acabara de lanzar su séptimo juego sin hits, a los 44 años. El trabajo siempre fue primero.

ESPN