Para día inaugural en pandemia: mascarillas y estadios desiertos

Los campeones Nacionales de Washington enfrentarán a los Yanquis de NY

Día inaugural, al fin.

Una temporada de beisbol que parecía imposible debido a la pandemia de coronavirus se pone en marcha la noche del jueves, cuando el intenso Max Scherzer y los campeones Nacionales de Washington enfrenten a los Yanquis de Nueva York y Gerrit Cole, el as que costó 324 millones de dólares.

Si se logra jugar — se pronostican aguaceros en la capital federal, por si faltase otro inconveniente — marcará el año más extraño en la historia de las Grandes Ligas.

Una temporada de 60 partidos, estrellas que renunciaron jugar. Estadios sin aficionados, jugadores portando mascarillas. Efectos de sonido para simular vítores e imágenes de aficionados de cartón. Anuncios pintados con aerosol en el montículo y lanzadores con bolsas de resina personalizadas.

Y un sinfín de extrañas reglas. Bateadores designados en la Liga Nacional, pues está bien. Un corredor en la segunda base para iniciar los extra innings, ¿en serio?

“Va a ser divertido”, dijo Cole. “Tendremos ruido artificial de aficionados. Es un beisbol de coronavirus en el 2020”.

Además de un equipo que aún no sabe en dónde va a jugar como local. Excluidos de Toronto debido a la pandemia, Vladimir Guerrero Jr. y los Azulejos seguía buscando un sitio.

“Simplemente tienes que aceptarlo. Parece que todos los días hay un reto y uno tiene que superarlo. Si así va a ser, así tendrá que ser”, reconoció Scherzer.

“Este es el beisbol en 2020”, agregó.

Para muchos aficionados, así será. En realidad no hay opción. Cuatro meses después de que los encuentros debían comenzar, un atípico juego es mejor que nada, ¿verdad?

Veremos.

El primer día brindará una atractiva doble cartelera: un duelo de ases Washington, seguido de un partido en el Dodger Stadium cuando Clayton Kershaw enfrente a los Gigantes de San Francisco.

Kershaw no enfrentará a Buster Posey, el seis veces “All-Star”, tres veces campeón de la Serie Mundial y Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2012. El cátcher de los Gigantes y su esposa adoptaron gemelas que nacieron prematuras. Posey está entre una docena de beisbolistas que decidieron no jugar este año.

“Desde un punto de vista del deporte, fue una decisión difícil”, dijo Posey. “Desde el punto de vista de la familia, tomar la decisión de proteger a las niñas, nuestras hijas, fue realmente fácil”.

Los lanzadores David Price (Dodgers) y Félix Hernández (Bravos) tampoco jugarán, al igual que el infielder Ryan Zimmerman (Nacionales) y el jardinero Nick Markakis (Bravos).

Otros tampoco estarán listos este fin de semana. El miércoles, los Reales informaron que Hunter Dozier (26 cuadrangulares y 10 triples en el 2019) dio positivo por el virus y fue puesto en la lista de incapacitados.

AP