Manchester City impidió que el ‘Piojo’ Alvarado se probara en el Manchester United y Liverpool

Roberto Alvarado está con Cruz Azul en la final del futbol mexicano, pero hace seis años el ‘Piojo’ tuvo una serie de pruebas en Europa. El Manchester City, actual finalista de la Champions League, quedó satisfecho con el rendimiento del nacido en Irapuato, Guanajuato, incluso los Citizens, donde estuvo por tres meses, impidieron que el mexicano acudiera a las visorias que tenía pactadas con el Manchester United y Liverpool.

La vida del ‘Piojo’ Alvarado siempre estuvo ligada al futbol gracias al amor de su padre por este deporte. Guillermo Alvarado, relacionado al nivel amateur, transmitió esa pasión a sus tres hijos, Roberto de 22 años, Iván de 24 años y Guillermo de 25 años.

El papá del futbolista considera que su hijo menor entró al futbol profesional “sin querer queriendo”. Su hermano Iván entrenaba con el Celaya y siempre iba acompañado por Roberto, quien mientras estaba la práctica jugaba a un costado de las canchas con un balón, su amigo inseparable y cómplice de travesuras.

“En la casa un quebradero de vidrios. Siempre estaba con el balón. Se llevaba su baloncito y empezaba a chutar cerca de donde estaban entrenando. Entonces, un profe, de las básicas, lo invita a que se integre al equipo, él no quería, pero después ya quiso. La categoría más chica, en ese tiempo, de Celaya era de 12 años y yo le dije al profe que tenía once años, ya después de que había entrenado tres o cuatro días, me dice que no importaba, que estaba haciendo visorías y era de los primeros que tenía en cuenta sin saber que tenía 11 años”.

El ‘Piojo’, apodo que se lo debe a Claudio López, su ídolo de la infancia, se forjó en las fuerzas básicas del Celaya, en las que siempre jugó en una categoría más grande a la de su edad.

Los cajeteros contrataron, para el Clausura 2014, a Mark Redshaw, inglés que había tenido pasó por Manchester City y Manchester United. El europeo quedó sorprendido con el talento de Alvarado y para diciembre del 2014, con permiso de Celaya, le consiguió una serie de pruebas con Leicester City, Manchester City, Manchester United y Liverpool, en ese orden.

“Llegó en diciembre, pero empieza a entrenar en enero. Empieza en el Leicester City, en ese tiempo el Leicester no figuraba como figura hoy, que ya quedó campeón”, recuerda su papá, quien externó que aquel diciembre fue complicado en la familia por no tener al hijo menor, que en ese momento tenía 16 años, en Navidad ni Año Nuevo, además de la incertidumbre que les generaba el viaje a Inglaterra.

“Estuvo un mes en Leicester. Leicester quería que se quedara. Después de ahí va a hacer pruebas al Manchester City. El representante había conseguido pruebas en varios clubes. Era el Leicester, Manchester City, el United y el Liverpool, eran todos los campamentos que iba a visitar. Del Leicester llegó al Manchester City y ya en el Manchester City ya no lo dejaron ir, querían que estuviera ahí”.

Los Citizens, interesados por el futbolista de Celaya, mandaron varios contratos a los Toros y su familia. Sin embargo, no llegaban a lo que pedía el equipo mexicano, además de que la regla de FIFA impedía que los ingleses lo contrataran. A pesar de que hubo alternativas que proponían los representantes, los Alvarado y los cajeteros optaron por no aceptarlas.

“Manchester City mandó varios contratos, querían que se quedara él allá en los campamentos. Regresar, ir y venir, pero sin hacer el fichaje formal porque recién había tenido un problema Barcelona en ese tiempo con el tema de los menores. FIFA había puesto que no podían comprar ni fichar menores de edad”.

“Estaba muy interesado porque a mí mandaron algunos contratos donde se tenían que hacer ciertas negociaciones. Como que yo tenía que dar la tutoría a ciertas personas, un tema legal muy engorroso, que la verdad, cuando tienes el desconocimiento, como papá te da miedo. Ni conocíamos a la gente, todo era una relación por teléfono”.

El ‘Piojo’ Alvarado terminó su serie de pruebas en abril del 2015 con la promesa de volver a Europa. Fueron cuatro meses en Inglaterra, en los que se comunicaba cada tres días con su familia a través de correos electrónicos, mismos que son atesorados por los Alvarado, además de los contratos que mandó el Manchester City, ropa deportiva, fotos y una anécdota en el comedor del Leicester City, donde vio, sin saludarlo, a Esteban Cambiasso.

“Él se sintió muy contento, en realidad, en su momento deseaba quedarse. No lo vio como un fracaso, ni mucho menos, porque el interés siempre estuvo. Algo que se me quedó muy grabado fue cuando dijo al llegar: ‘Yo voy a regresar a Europa, voy a regresar a jugar’. Él se lo puso desde ese tiempo como objetivo”, sentenció el orgulloso padre.

ESPN