Luis Suárez sigue fuera de los planes de Koeman

BARCELONA, España.- El Barcelona disputa este miércoles el segundo amistoso de su atípica pretemporada recibiendo en el Estadi Johan Cruyff al Girona y Ronald Koeman mantuvo inalterables sus planes con los jugadores: volvió a dejar fuera de la lista a Luis Suárez, Arturo Vidal y Rafinha Alcántara como nombres más destacados.

Si en el caso del centrocampista chileno, cuya marcha al Inter de Milán se estima cuestión de horas, el descarte del uruguayo y el canterano es toda una declaración de intenciones: nada ha cambiado y a pesar de que sigan entrenando con la plantilla no se cuenta con ellos.

El futuro de Luis Suárez se ha convertido en un auténtico galimatías que este miércoles vivió un nuevo episodio surrealista: Ronald Koeman le incluyó en la convocatoria para el amistoso a jugar por la tarde frente al Girona, abriéndose a partir de aquí la opción, remota pero quien sabe si posible, de que el delantero uruguayo acabe permaneciendo en el Barcelona esta temporada.

Habiéndose desestimado la opción de la Juventus de acuerdo a una información de RAC1 y estrechándose el cerco a la vez que se acerca el final del mercado sin que llegue a una entente con el Barça, Suárez está dispuesto a forzar su permanencia aun a riesgo de ser condenado a la grada, un escenario tan inédito como improbable y menos todavía deseado en el Camp Nou, donde el propio Koeman no cierra la puerta a ninguna posibilidad.

De hecho, Koeman, en declaraciones a Fox Sports Holanda, insinuó el martes la opción cada vez más real de que no se pueda llevar a cabo ninguna incorporación en la plantilla y que se empiece la temporada “con los mismos jugadores que están trabajando durante la pretemporada”, lo que da a pensar, por rocambolesco que parezca, que uno de ellos fuera… Suárez.

Descartado por el entrenador holandés el segundo día de su mando por medio de una breve conversación telefónica, Suárez dejó claro a través de sus asesores que solamente abandonaría el Barça si el club le pagaba íntegro el salario de este curso, último de su contrato, y negándose a valorar ninguna otra alternativa por más que, en paralelo, su representante gestionara posibles destinos, con la Juventus en el primer plano y, también en los últimos días, la aparición del Atlético de Madrid como posible interesado en su incorporación.

El uruguayo recibió una señal muy clara el último sábado, cuando Koeman le dejó fuera de la lista para el estreno amistoso frente al Nàstic de Tarragona pero este cambio de parecer es el que reabre de pronto todos los interrogantes.

En el Camp Nou se entendió desde un primer momento la dificultad de consensuar su marcha para ahorrarse su alto salario, por encima de los 25 millones de dólares brutos anuales, pero se valoraron distintas fórmulas para convencerle de aceptar, una vez conoció que Koeman no contaría con él, una salida pactada y con los honores que merece el tercer máximo goleador histórico de la entidad… Pero a medida que han ido transcurriendo las semanas la situación de ha enquistado de tal manera que a diez días del debut liguero del Barça y a menos de tres semanas de cerrarse el mercado de fichajes todo sigue como el primer momento. O no.

¿FIRMEZA?

“Suárez es un jugador importante para el Barcelona y lo ha sido en los últimos años. Estamos en un proceso de cambios en el equipo pero hay que respetar a los futbolistas y sus contratos… El mercado acaba el cinco de octubre y hasta ese momento pueden pasar muchas cosas”, reveló el martes el secretario técnico Ramon Planes, durante la presentación de Miralem Pjanic y mostrándose muy ambiguo en cuanto a la marcha de Suárez… Que para nada dio por supuesta.

Si en las oficinas hay quien mantiene “indiscutible” la necesidad de dar salida al uruguayo como pieza capital en la renovación y regeneración de la plantilla, la imposibilidad de atar un delantero goleador que le supla con garantías hace crecer las dudas. Y la citación de Ronald Koeman para el amistoso frente al Girona no hace más que catapultar el tema al primer plano.

ESPN