Fans de los Angels lanzan botes de basura y se burlan de los Astros en la victoria

ANAHEIM, California.- Un bote de basura inflable gris de tamaño natural fue arrojado sobre el pizarrón del jardín derecho y se abrió camino hacia la zona de advertencia del Angel Stadium al final de la sexta entrada del lunes, el último, y quizás el mayor y deslumbrante indicativo de la ira que aún existe alrededor de los Houston Astros

Momentos después, con José Altuve al bate, un bote de basura real aterrizó casi exactamente en el mismo lugar, derramando un puñado de botellas de plástico al chocar con la tierra e interrumpir el juego una vez más.

La animosidad, persistente durante el transcurso de un juego de cuatro horas por parte de los 13,447 fanáticos que asistieron, fue una continuación de lo que los Astros experimentaron en Oakland durante el fin de semana, solo que esta vez no ganaron a pesar de eso.

“Puedes notar la cantidad de hostilidad y la cantidad de odio en las gradas”, dijo el mánager de los Astros, Dusty Baker, después de una dramática derrota 7-6 ante los Los Angeles Angels, que colocó el récord de su equipo en 4-1. “¿Cuántos en las gradas nunca han hecho nada malo en su vida? Pagamos el precio por ello. Cuántas personas no han hecho trampa en una prueba o lo que sea en algún momento. Quiero decir que es fácil si vives en casas de cristal, pero no creo que nadie viva en casas de cristal.

“Creo que a veces tenemos que mirarnos a nosotros mismos antes de que arrojes odio a otra persona. Es una situación triste para Estados Unidos, para mí, cuando escuchas cosas, me refiero a, ¿qué se supone que deben pensar los niños en las gradas? Y algunos de ellos son niños que siguen a sus padres. Es triste para mí. La gente comete errores. Nosotros pagamos por los nuestros y me gustaría que nos dejaran en paz “.

Uno de los muchos ruidosos cánticos como “¡Los Astros apestan!” estallaron después de que el segundo bote de basura cayera al campo. También hubo cánticos persistentes de “¡tramposos!” y “¿Dónde está tu bote de basura?” sin mencionar los abucheos penetrantes para gente como Altuve, Alex Bregman, Carlos Correa y Yuli Gurriel , figuras centrales de un equipo de los Astros que fue castigado por usar un intrincado sistema de robo de señas que incluía golpes en los botes de basura durante las temporadas 2017 y 2018.

Los Astros dominaron inicialmente a través de dichos ruidos, al lograr barrer a un equipo de los Oakland Athletics ante el que perdió siete de 10 juegos durante la temporada regular el año pasado. Batearon .320/.398/.565, lanzaron con efectividad de 2.00 y superaron a los Atléticos por 26 carreras combinadas en una serie de cuatro juegos.

La serie ante los Angels comenzó de manera similar. Altuve fue abucheado ruidosamente mientras caminaba hacia la caja de bateo para comenzar el juego, luego conectó un sencillo dentro del cuadro en el primer lanzamiento. Gurriel escuchó cánticos de “tramposo” y logró un sencillo hacia el derecho. Los fanáticos golpeaban el borde del piso superior para Bregman, quien golpeó una línea silbante que pasó por encima del guante del jardinero izquierdo de los Angelinos Justin Upton para remolcar una carrera. Y Correa le respondió a los fanáticos preguntando burlonamente: “¿Dónde está tu bote de basura?” antes de alinear un hit de base a la banda contraria, dando a los Astros una ventaja de 2-0 en la primera entrada.

Los Angelinos finalmente se recuperaron, anotando cuatro carreras con Joe Smith y Blake Taylor en la octava entrada. Pero Altuve, Bregman, Gurriel y Correa, cuatro jugadores prominentes que lucharon durante la acortada temporada 2020, ahora están bateando un combinado de .397/.489/.577 para comenzar la temporada.

“Salimos a jugar un partido y los aficionados hacen lo que quieren”, dijo el receptor de los Astros Martín Maldonado. “Van a ser ruidosos. Pero creo que eso nos da un poco más de motivación. Sentimos que estamos en los playoffs en el quinto juego de la temporada”.

Kolton Freeman, Will Wraith, Cooper Harbuck y Haley Harbuck llegaron con carteles listos para interrumpir a los Astros y sintieron el apoyo desde el principio. Antes de que se les permitiera entrar, tuvieron que mostrar sus letreros para que el personal de seguridad pudiera inspeccionarlos.

“Estuvieron de pie durante cinco minutos simplemente sosteniéndolos”, dijo Haley, “y fue grande la cantidad de choques de puño que recibieron en el estadio. La gente sabía lo que estábamos buscando, el mensaje que estábamos enviando ellos. Como audiencia, sentados aquí, sentías que te estaban escuchando “.

Kolton Freeman, Cooper Harbuck y Will Wraith sostienen sus carteles anti-Astros para el primer partido en casa del lunes desde el Angel Stadium. Freeman, que juega béisbol en el Dartmouth College, es fanático de los Yankees de Nueva York. Alden Gonzalez

Mike, Jack y Nicole Zerkel, quienes pagaron $1,600 por cuatro boletos para abuchear a los Astros durante el primer partido en casa de los Angelinos el año pasado antes de que la pandemia de COVID-19 provocara una temporada regular sin fanáticos, tenían máscaras de “tramposo” hechas a medida y camisetas. Nicole, una de los muchos fanáticos de los Dodgers de Los Ángeles entre la multitud, calificó la experiencia como “muy satisfactoria”.

“Se siente bien dejar salir tu frustración”.

Dyan Nava condujo 85 millas desde Apple Valley, California, con un letrero que decía: ¡Si estás buscando una señal de Dios, los Astros probablemente se la robaron! Ella es maestra y quería para enviar el mensaje de que “no está bien hacer trampa”.

Y luego estaba Iván González, que vestía una camiseta retro de Altuve y una gorra de los Astros y se sentó en el piso superior, en la esquina del jardín derecho, mientras los fanáticos regañaban a su equipo favorito. González nació y se crió en Houston y crió a sus tres hijos para que fueran fanáticos de los Astros, pero su esposa, Danielle, es una fanática acérrima de los Dodgers

“Esa temporada ya terminó y pasó”, dijo Ivan sobre el 2017, que terminó con los Astros derrotando a los Dodgers en el Juego 7 de la Serie Mundial. “Recibieron su castigo. Es un nuevo día, una nueva temporada. Voy a animar a mi equipo”.

Mientras Iván se sentaba a comer sus nachos en la cuarta entrada, Altuve tuvo un turno al bate de seis lanzamientos. Conectó un foul en el quinto lanzamiento y la multitud se volvió loca cuando un fanático arrojó la pelota de regreso al campo de juego. En el siguiente lanzamiento, consiguió su segundo hit de la noche. Ivan cree que los Astros están sacando motivación de lo que están experimentando.

Su mánager preferiría que se distanciaran de él.

“No puedes llevar esa letra escarlata toda tu vida”, dijo Baker. “Hemos pagado el precio. ¿Cuántas veces puedes pedir perdón? Eso es todo lo que puedes hacer. Todo lo que puedes hacer es seguir con tu vida. No hay muchos santos caminando por esta Tierra, y si los hay, no los reconozco”.

ESPN