Emisiones de radio llegan desde la estrella más cercana al Sol

Los científicos dedicados a buscar señales de vida extraterrestre usualmente tienen la mira puesta en el cielo y parece que ha llegado una posible respuesta. Se trata de emisiones de radio a 982 mega Hertz registradas desde el telescopio Parkes, en Australia, y cuya frecuencia parece provenir, de manera consistente, de la dirección de Proxima Centauri, estrella a 4.2 años luz del Sol.

Los expertos creen que pudiera ser una firma tecnológica. Desde hace décadas se buscan las biofirmas en el espacio moléculas o elementos bioquímicos como el metano y oxígeno que sugieran que hay vida, pero hasta hace poco no se estaban buscando las tecnofirmas, elementos o rastros que indicarían que no solo hay vida sino que hay tecnología. La señal “tiene propiedades específicas que hacen que cumpla varios de nuestros filtros de posible inteligencia extraterrestre y todavía no nos es posible explicarlo”, dijo Andrew Siemion, astrónomo y principal investigador.

Es el proyecto privado más formal de la búsqueda de inteligencia extraterrestre conocida como SETI y se dedica a rentar por un tiempo el uso de radiotelescopios alrededor del mundo para ver si es posible detectar algo. La señal ha sido apodada BLC-1. Las emisiones fueron grabadas entre abril y mayo de 2019 durante un periodo de 26 horas de uso del telescopio Parkes.

Pero fue hasta octubre de 2020 que se encontró entre toda la información recopilada la frecuencia de 982 MHz, que prácticamente nunca se usa para transmisiones humanas. BLC-1 se registró por periodos de media hora cada uno a lo largo de cinco días y solamente cuando el telescopio estaba direccionado hacia Proxima. Fue apenas en diciembre de 2020 que se dio a conocer que esa señal existió, pues los científicos están terminando sus artículos para publicación en revistas oficiales.

La naturaleza suele emitir distintas señales en varias frecuencias, por cuestiones que incluyen los rastros de una estrella que colapsó o tormentas geomagnéticas (también llamadas tormentas solares), como una que afectó a la Tierra en 1859.

En otras ocasiones ya resultó también que señales que han sido investigadas por quienes buscan vida extraterrestre fueron causadas por temas terrenales como interferencia por el paso de un satélite. Unas señales que confundieron durante décadas a científicos, señales también registradas en el telescopio Parkes, resultaron ser causadas por un horno de microondas. Pero hasta ahora no hay evidencia de que esta emisión de ondas de radio tenga un origen ni terrenal ni natural.

Noticieros Telemundo

Foto abc